18 septiembre, 2013

Zoido pide que la Plaza de España y la Torre del Oro sean Patrimonio Mundial

El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, adelantó este martes que solicitará la ampliación de los monumentos declarados Patrimonio Mundial por la Unesco en 1987 para que al conjunto formado por la Catedral, el Real Alcázar y el Archivo General de Indias se unan la Torre del Oro y la Plaza de España. Zoido realizó el anuncio de su petición, que debe tramitar el Ministerio de Cultura, en la apertura del 1379431214_120593_1379433714_noticia_normalEncuentro Internacional sobre Arquitectura Contemporánea en Ciudades Históricas que se celebrará hasta este jueves en la capital andaluza, precisamente en una de las torres de la Plaza de España, conjunto que realizó el arquitecto Aníbal González para la Exposición Iberoamericana de 1929.

“El principal valor de una ciudad patrimonial no son solo sus monumentos o edificios históricos, sino el entramado de éstos y sus relaciones con los que los perciben y con los que los disfrutan. Por ello, no nos tenemos que sentir tentados a convertir las ciudades en museos, sino en espacios de vida. La musealización de un casco histórico solo conlleva el falseamiento de la realidad, la adulteración del patrimonio y la folclorización”, aseguró el alcalde en la inauguración del congreso en el que participan unos 200 profesionales. El alcalde se comprometió a organizar este congreso en 2012, durante la 36ª reunión del Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco, en la que Sevilla se libró de entrar en la lista del Patrimonio Mundial en peligro por el “impacto visual altamente adverso” que la construcción de la Torre Pelli causa en los tres edificios protegidos por el organismo internacional.

Zoido, quien al principio se mostró partidario de parar la construcción de la Torre Pelli -un rascacielos de 178 metros de altura que encargó Cajasol y que actualmente, tras la absorción de la entidad sevillana, pertenece a CaixaBank-, defendió este martes en su discurso la integración  “de la arquitectura contemporánea en la ciudad histórica en perfecto maridaje, lo mismo que se funde el alminar almohade de nuestra Giralda con el cuerpo de campanas renacentista de Hernán Ruiz”.

“No debemos renunciar a la evolución sostenible e inteligente de la arquitectura contemporánea, integrándola como un elemento que ha nacido, no sólo para hacer más confortable y agradable la vida del hombre, sino como manifestación de lo que puede proyectar e idear el genio”, afirma el alcalde.

Esta petición, que según Zoido, el Ministerio de Cultura ve con buenos ojos, no es más que el primer paso de una larga lista de requisitos que deben cumplirse para la que la Unesco realice la ampliación.

por EFE,EL PAIS