1 marzo, 2017

Cultura y Seguridad, ampliando horizontes

Por Jesús Alcantarilla / Presidente de PROTECTURI

Como sabéis, PROTECTURI es la marca de la Asociación para la Protección del Patrimonio Cultural, que fue puesta en marcha en 2009 por sus socios fundadores, vinculados profesionalmente a la seguridad y la protección de grandes centros museísticos e instituciones con significativo patrimonio histórico y cultural perteneciente a entidades públicas y privadas.

Su principal objetivo es promover la cultura de la seguridad y la seguridad en la cultura efectiva de las personas, de las obras de arte que son legado de los antepasados, del presente y del futuro; por tanto, patrimonio de toda la humanidad y generaciones venideras, así como de las edificaciones e instituciones en las que se exponen, albergan o custodian. Otro objetivo es vertebrar y canalizar de forma organizada los problemas y alertas derivados de la inseguridad, expolio, robo y actuaciones afines; constituir un foro de análisis, reflexión y cooperación en la prevención de riesgos. También concienciar a la sociedad, a las administraciones públicas, a las entidades públicas y privadas y a los socios sobre dichos riesgos y objetivos. Igualmente, canalizar las iniciativas, sugerencias y propuestas de los asociados ante cualquier Administración Pública, organización, institución, patronato, entidad y autoridades, así como alertar sobre los riesgos que pudieran detectar contra el patrimonio y la conservación de las obras de arte.

Para el cumplimiento de sus objetivos, nuestra asociación promueve las iniciativas, ideas, líneas de actuación y propuestas de los asociados y terceros que se dirijan a la asociación para impulsar los sistemas, prácticas y planes de seguridad y de mejora del patrimonio, tanto de las propias obras en sí, como de los edificios, recintos y lugares en los que se ubiquen o medios y sistemas de traslado.

Captura de pantalla 2017-03-01 a las 16.26.46

Su logro requiere un análisis multidisciplinar de los sistemas de control, de riesgos, amenazas y vulnerabilidades de detección, de prevención, de alerta, de técnicas complejas y medios vinculados a las nuevas tecnologías de la información, así como impulsar la cooperación activa de los profesionales de la seguridad, de/con las Administraciones, fundaciones, universidades, estudios de arquitectura, ingeniería, personas jurídicas y físicas, etc., que quieran asociarse compartiendo los principios y fines de la asociación.

Con su existencia y funcionamiento, PROTECTURI quiere cooperar con sus responsables directos, ya sean administraciones públicas, instituciones privadas o incluso personas físicas, a la protección, mantenimiento y mejora en sus modos de exhibición del rico patrimonio histórico, artístico y cultural para que siga siendo testimonio de nuestra identidad y trayectoria vital y llegue así a nuestros descendientes.

Factores significativos

El patrimonio cultural es nuestro petróleo, el principal activo turístico nacional, alineado con el clima, las playas o el paisaje. Ocho de cada diez extranjeros que llegan a España visitan nuestro arte y monumentos. El mayor potencial está en que uno de cada dos viajeros de todo el mundo elige su destino y desplazamientos por razones culturales.

Las cifras del catálogo patrimonial artístico español impresionan: 90.054 bienes muebles de interés cultural y 17.559 inmuebles; 2.500 castillos y fortificaciones; 10 archivos y bibliotecas nacionales; y una red de 1.550 museos en los que trabajan 14.000 personas y que reciben anualmente más de 60 millones de visitantes. Solamente el patrimonio religioso conserva 70.000 iglesias y ermitas, 950 monasterios y abadías, 88 catedrales y 23.000 parroquias.

El sector del patrimonio cultural representa el 3,5 por ciento del PIB español y aporta una parte del negocio anual del turismo en España (15% del PIB). El sector de la cultura es la actividad principal de más de 108.000 empresas y emplea directamente a casi medio millón de profesionales. Aunque, aún queda camino por recorrer en España: en la UE, las actividades directamente ligadas al patrimonio cultural generan en torno a 35.000 millones de euros anuales de ingresos.

La explicación a esta evolución positiva hay que buscarla, precisamente, en la mejora de la seguridad y en el aumento de la legislación y la inversión relacionada con este concepto. Lo sostienen los expertos y lo corroboran fuentes policiales y gubernamentales.

Sin embargo, el sector del patrimonio cultural no está exento de riesgos y amenazas. Las cifras hablan por sí mismas. Cada dos días a nivel mundial roban una obra de arte. En total, más de 160 sucesos al año y 5.000 en las últimas tres décadas. Según las estadísticas. Los delitos de este perfil crecieron durante las décadas de los ochenta y los noventa, y experimentaron una disminución constante a partir de los primeros años del siglo XXI.

Arte, mercado y fraudes

Pilar Barraca de Ramos, secretaria de la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico Español, de la Subdirección General de Protección del Patrimonio Histórico del Ministerio de Cultura, confeccionó un documento titulado El mercado del arte y la política de adquisición de colecciones públicas. Para los profesionales que nos dedicamos a proteger el patrimonio cultural, dicho texto es de gran ayuda para diseñar nuevas estrategias de intervención y protección del arte, ya que enmarca el sector del arte, presenta diferentes agentes y muestra la normativa que lo regula.
El índice de sus contenidos da fe de ello:

*Del mercado del arte.
*De las Administraciones Públicas.
*De la junta de calificación, valoración y explotación de bienes del patrimonio histórico español.
*¿Qué instituciones compran obras de arte?
*Los modos de adquisición de las Administraciones Públicas.
*La circulación de los bienes culturales. Importación, exportación, exportación definitiva y exportación temporal con posibilidad de venta.
*Exportación temporal.
*Modos de conclusiones.
*Legislación. Ley 16/85 del Patrimonio Histórico Español. Ley 49/2002 de Mecenazgo. Ley 50/2002 de Fundaciones. Real Decreto 111/86 de desarrollo de la Ley 16/85 del PHE, tratado constitutivo de la Comunidad Europea, de 25-03-57, reformado por el tratado de la Unión Europea de Maastricht, de 07 de febrero de 1992.
*Bibliografía.

El 27 de enero del 2014, el periódico El Mundo publicó un artículo muy interesante titulado “¿Quién vigila a la poli- cía del arte?”. Entre sus reflexiones me quedo con las siguientes:

-Damien Hirst no quiere que le ocurra como a Andy Warhol, Francis Bacon, Paul Gauguin, Pablo Picasso, Francisco de Goya o Harmensz van Rijn Rembrandt, aunque hay más, muchos más, casi todos. El artista conceptual ha creado un Comité de Autentificación para sus obras de arte como escudo para blindarse contra las falsificaciones que atiborran el mercado.

-Las falsificaciones de obras de arte, o copias con intención por pasar por originales, son tan antiguas como el arte mismo. La decisión de Hirst llega en un momento en que los comités de autentificación están en el ojo del huracán tras recibir considerables regañinas: demandas judiciales y escándalos de parcialidad e incompatibilidad. Estas comisiones suelen estar vinculadas al artista y/o sus herederos, cuyo interés económico contamina, a menudo, el trabajo.

-Georgina Adam, experta en el mercado del arte para Financial Times y The Art Newspaper, habla sin tapujos para El Mundo: “Las falsificaciones son un problema cada vez mayor, el caso de Beltracchi y el arte de la vanguardia rusa ha demostrado lo fácil que resulta filtrar calcos en el mercado; los precios que se pagan empeoran el tema”.

-El falsificador Wolfgang Beltracchi está cumpliendo una pena de prisión en Alemania por haber vendido copias de obras de arte presentándolas como originales de artistas modernos.

-La especialista en el comercio artístico es del parecer que el arte moderno resulta más fácil de falsificar y más difícil de autentificar que el antiguo.

A tenor de todo lo expuesto anteriormente, nuestra asociación ya hace tiempo que analiza, evalúa y reflexiona sobre la complejidad de los entornos del arte y de cómo abordarlo para fomentar la prevención y garantizar la protección y la salvaguarda del patrimonio cultural.

Captura de pantalla 2017-03-01 a las 16.27.15

Código deontológico

Como dije al principio del artículo, entre los objetivos básicos de nuestra asociación está el presentar las bases regladas, sus normativas, así como alentar en la práctica de la transparencia en la gestión y control en lo relativo a las adquisiciones de bienes culturales.

Llevamos trabajando hace un tiempo en la definición de un código deontológico de la profesión “del experto independiente en arte”. Estamos convencidos de la necesidad de incorporar a nuestra organización una nueva rama, la que se denominará “área del arte”. Área que fomentará sinergias interdisciplinares en un entorno más especializado y profesional en el que el “arte” será uno de sus focos de interés y dedicación.

El mencionado código deontológico será llevado a la asamblea de nuestra asociación para su validación. Una vez ratificado, será presentado a las diferentes instituciones (Ministerio de Cultura, Interior, personal de las fuerzas y cuerpos de seguridad especializado en patrimonio, etc.).

Estamos en condiciones de avanzar parte de su desarrollo. Un árbol que se enraíza en el conocimiento de la disciplina que le es propia y que se vertebra en 64 artículos. Un avance de los primeros artículos, no ponen sobre la pista del alcance múltiple de la propuesta.

Preámbulo. El código deontológico designado para los expertos provenientes de las carreras vinculadas a Historia del Arte y relacionadas con el arte, debería comprometer a toda persona física y jurídica en cualquiera de sus especialidades, etc.

Parte I. Código deontológico. Especialidades. Matérias. Área pictórica, orfebrería, arqueológica, escultura, metal, papel, fotografía, mobiliario, seguros, restauración, especializaciones y ejercicio en la profesión.

Parte II. Descripción y ámbito de actuación. El experto, por definición,
debe tener por un lado los conocimientos técnicos y científicos que le permitan una visión global y la capacidad de situar el caso dentro del contexto general.

Parte III. Principios generales de la profesión del experto independiente en arte.

Parte IV. Sobre la experiencia.

Parte V. Sobre la honestidad del experto.

Parte VI. Sobre la protección del arte.

Parte VII. Sobre la responsabilidad.

Parte VIII. Sobre la especialidad.

Parte IX. Sobre la objetividad.

X. Sobre la discreción.

XI. Sobre el asociacionismo.

XII. Sobre la colaboración.

XIII. Deberes de confraternidad.

XV. Deberes sobre el encargo de ex- pertización.

Etc.

Para finalizar, agradecer a los lectores su tiempo e interés por adentrarse en un mapa que va ensanchando sus límites en los territorios de la prevención, la protección y salvaguarda del patrimonio cultural.

Por Jesús Alcantarilla / Presidente de PROTECTURI para la revista SEGURITECNIA