12 marzo, 2013

Stonehenge nació como un gran cementerio, según un nuevo estudio

Stonehenge, el círculo de piedra más famoso del Neolítico

Stonehenge, el misterioso sitio prehistórico del sur de Inglaterra, fue en su origen un cementerio y posteriormente se convirtió en un lugar de peregrinación y de grandes celebraciones, según un nuevo estudio de investigadores británicos.

Existen muchas teorías sobre la impresionante construcción circular de inmensas piedras, catalogada como patrimonio mundial de la Unesco: calendario astronómico, observatorio, templo dedicado al sol…

Según este nuevo estudio, sin embargo, se trataría “en su primera fase de un inmenso cementerio” exclusivo para familias de las élites del momento, según el profesor Parker Pearson, de la Universidad College de Londres. Tras una investigación de diez años, los investigadores aseguran haber descubierto que 3.000 años antes de Cristo se transportaban hasta Stonehenge restos de fallecidos de clases privilegiadas.

“El monumento original era un gran círculo, construido 500 años antes del Stonehenge actual”, ha explicado Pearson. En una segunda fase, 2.500 años antes de Cristo, el lugar adquirió una función más conmemorativa y de celebración.

Después de haber examinado los dientes de 80.000 esqueletos de animales encontrados en el lugar, los investigadores han concluido que en aquella época (2.500 a.C.) se convirtió en escenario de grandes encuentros y fiestas comunitarias, en las que podía llegar a reunirse una quinta parte de la población del país para celebrar el solsticio. Stonehenge se convirtió en un lugar de peregrinaje al cual acudían ciudadanos de todo el país con sus animales.

El declive de Stonehenge llegó, según los investigadores, por el abandono de la cultura comunitaria y la llegada de poblaciones más individualistas.

Por AFP.