13 marzo, 2014

S.O.S. Patrimonio Conquense

Una nueva asociación persigue preservar los valores culturales y naturales y no descarta denuncias

Los defensores del patrimonio, tanto cultural como natural de la provincia de Cuenca, se han unido para ser más fuertes. Han sido muchas las reivindicaciones difundidas en los últimos años a través de las redes sociales, en conferencias, charlas, libros. Ahora un grupo de unas veinte personas ha decidido poner en marcha una asociación para la divulgación y defensa del patrimonio cultural y natural de nuestro territorio. La han llamado S.O.S. Patrimonio Conquense. Un nombre que nos alerta de que parte de nuestra historia está en peligro. Hay ejemplos muy conocidos de los que en los últimos años se han escrito muchas líneas.

Es el caso del castillo de Moya, del siglo XV, el edificio más emblemático de esta villa medieval al nordeste de la provincia de Cuenca, declarada conjunto histórico artístico en 1982. Su torre del homenaje podría venirse abajo, advierte a ABC José Saiz Valero, presidente de la asociación S.O.S. Patrimonio Conquense. Ha pasado una década desde que el arqueólogo José Manuel Martínez García advirtiera de la necesidad de realizar actuaciones urgentes y poco se ha hecho desde entonces.

Por el contrario, hay otros «menos populares» que también necesitan de intervenciones inminentes. El caso de los castillos de Rochafría, en Beteta y el de Villarejo de Fuentes, construido entre los siglos XIV y XV que perteneció al Marqués de Villena, para evitar el derrumbe de sus murallas y sus torres. Desde el primero se divisan las mejores vistas de la localidad, como el desfiladero del río Guadiela, recuerda este colectivo.

No sólo el patrimonio cultural esta en peligro, indica Saiz Valero. Nuestro entorno natural también es necesario cuidarlo. Un paraje tan conocido como Las Chorreras de Enguídanos, en el río Cabriel, debe ser tratado con respecto. Sin embargo, montañas de basura se acumulan cada verano por la cantidad de gente que las visita.

Corte de caminos

Son pocas sin embargo las que pueden acceder a las Hoces del Cabriel, entre las provincias de Cuenca y Valencia, declaradas Reserva Natural. La zona más emblemática, los Cuchillos de Contreras (en el término municipal de Minglanilla), está cerrada al público. Un particular ha cortado el único camino de entrada, señala el presidente de S.O.S Conquense.

En este espacio no se ha respetado la servidumbre de paso. Han sido varias las marchas reivindicativas en la zona para pedir que se vuelvan a abrir las puertas de este espacio.

Precisamente, esta asociación celebró el pasado 2 de marzo su segunda reunión de trabajo en La Venta de Contreras (Minglanilla). Una cita en la que definieron sus objetivos, que pasan por divulgar y resaltar el patrimonio de la provincia, pero también concienciar y sensibilizar sobre el mismo. También quieren alertar del «abandono» o «expolio» que el patrimonio histórico-cultural sufre. Incluso, no descartan acudir a los tribunales para denunciarlo, explica Saiz Valero.

La asociación se puso en marcha el pasado mes de diciembre. Desde febrero exponen sus inquietudes en las redes sociales; tienen un perfil de Facebook y también están en Twitter. Entre sus objetivos más inmediatos está el de crear un blog para dinamizar su labor y crear un catálogo del patrimonio «en peligro».

Este colectivo está integrado por personas de todas las comarcas de Cuenca, reconocidas por su dedicación a divulgar sus experiencias, investigaciones y sus trabajos en este ámbito.

Los caminos de La Pesquera

Precisamente, a través de las redes sociales han dado a conocer que los próximos días 26 y 27 de abril se celebrará en La Pesquera la primera jornada en defensa de los caminos públicos. Se trata de una iniciativa promovida por el Consistorio de la localidad que ha tenido que catalogar los caminos para «demostrar» que trece de ellos, cerrados actualmente, son públicos.

En este proyecto, explican, se ha recogido documentación histórica que se encontraba en el Ayuntamiento «donde queda patente que el uso de esas vías por parte de los ciudadanos se ha realizado a lo largo de los siglos».

Señalan que los particulares cortan estos caminos para no espantar la caza, ya que los caminos están dentro de cuatro cotos privados. El equipo de Gobierno plantea a este respecto modificar una ordenanza y notificar a los propietarios que esos caminos son públicos. En caso de que no se acepte la disposición, acudirán a los tribunales.

Por Isabel Pacheco de ABC.