10 noviembre, 2014

Récord de subasta en Italia por un jarrón chino: de 15.000 euros a 7,5 millones

jarron-chino

La subasta de un jarrón chino ha sido histórica en Italia, al alcanzar en tan solo 15 minutos un precio récord: el valor mínimo de partida era 15.000 euros y se llegó a 7,5 millones, es decir, un precio 500 veces superior al inicial. Una locura que dejó boquiabiertos a los clientes de la Pandolfini de Florencia, la casa de subastas más antigua de Italia. Se lo adjudicó un misterioso comprador chino vía online.

Nadie se lo esperaba. Parecía una pieza más entre las muchas que se subastaban: un jarrón chino bello y elegante, con fondo amarillo el color imperial por excelencia, con refinadas decoraciones y símbolos taoístas y budistas. Los expertos sitúan su origen en el siglo XVIII, en la época de la dinastía Qianlong y consideran que es extraordinaria que mida 75 centímetros, cuando lo normal es que no superen los 40.

Podría valer incluso 30 millones

Una señora llevó el jarrón a la casa de subastas Pandolfini y su experto en arte chino, Thomas Zechini, se quedó maravillado hasta casi caer en el síndrome de Stendhal: «Apenas lo vi, me arrodillé. Nunca sentí una emoción parecida. Me pareció tan bello que casi lloré por la emoción», manifestó Zechini.

Otro experto, Dario Mottola, de la casa de subastas Cambi de Génova va aún más lejos y afirma también que cuando lo vio sintió «escalofríos»: «Su calidad es extraordinaria. Probablemente lo robaron en su día del palacio imperial de Pekín. Es un jarrón de tal importancia que lo habría llevado a la RAI (Radiotelevisión italiana) para mostrarlo al país. Puede valer incluso 20 ó 30 millones».

Las primeras huellas de este gran jarrón chino en Italia se remontan a 1929, cuando un coleccionista de nombre Pasini de Milán lo compró en una subasta por 3.000 liras, una cifra también notable para la época. El profesor Filippo Salviati, de la universidad la Sapienza de Roma, considera que no es exagerado el precio pagado: «En absoluto. Es un precio acorde con la calidad del jarrón. Basta ver lo que sucede en las más famosas casas de subastas internacionales».

El jarrón de más de 50 millones

En efecto, una historia que parece increíble sucedió en la casa de subastas Pinner, cerca de Londres. En una casa modesta de la capital británica permaneció durante decenios otro jarrón chino Qianlong. A sus propietarios casi les produjo un infarto cuando la casa de subastas lo valoró en un millón de libras esterlinas. Finalmente, el jarrón se subastó por más de 50 millones de euros. También en ese caso el comprador fue un misterioso chino.

Se trata de un fenómeno recurrente en las subastas de arte: los compradores son misteriosos chinos que pagan fortunas. Pietro De Bernanrdi, administrador de la sala Pandolfini lo explica así: «El estado chino apoya a los comerciantes para que repatríen los las obras preciosas».

Por Ángel Gómez Fuentes en ABC.