12 septiembre, 2013

Protecturi: Lealtad y compromiso por y para el patrimonio histórico

385-jesus-alcantarilla_img_200x236

Finales de agosto, una tarde que se desliza hacia el ocaso. Se activa la ‘blackberry’ y aparece el icono de un mensaje entrante. El contenido, un nuevo curso ‘online’, “La ciencia y la fe por fin amigos”, organizado por una institución religiosa.

El título me sorprendió y, a su vez, me inspiró. Ciencia y Fe son dos estructuras funcionales, dos conceptos de conocimiento que hasta el momento podían parecer, sino antitéticos, sí muy distanciados entre sí, buscando, ahora, puntos de convergencia.

La ciencia, y el método científico, sólo acepta una hipótesis cuando ésta es confirmada como evidencia fruto de una metodología objetiva y contrastada, hasta que pueda ser superada por una nueva propuesta validada por la misma metodología.

La fe es la primera de las tres virtudes teologales por la que, sin evidencias, ni ningún cuestionamiento previo ni posterior, se abrazan los dogmas vinculados a una tradición religiosa.

El patrimonio histórico es el conjunto de bienes únicos que reflejan la historia de un país, de una comunidad, de una cultura, etc.

Protecturi
Miembros de la junta directiva de Protecturi.

¿Por qué esta referencia entre Ciencia y Fe vinculada al patrimonio histórico y la seguridad? Quizás para enfatizar la labor de Protecturi en visibilizar una relación a veces silenciada, la del patrimonio histórico y la de la seguridad como sistema de protección y salvaguarda de los activos y actividades de nuestros museos y otros espacios de investigación, protección, conservación y exhibición del patrimonio histórico (en adelante PH).

protecturi_medium

Nuevo horizonte

Ante tales consideraciones, comienzo a desgranar el nuevo horizonte, objetivos y retos de nuestra asociación en pro de la prevención, protección y salvaguarda de nuestro rico patrimonio.

Protecturi inició hace años la elaboración de su hoja de ruta. Trazada en el plano del horizonte, o dicho en claves náuticas, con el rumbo definido para atracar, y valga la polisemia, en el puerto de destino.

Nuestros principales fines y objetivos se articulan para conseguir que la seguridad en el PH sea concebida como el resultado de una ciencia, la del ejercicio de las facultades profesionales, en el que la prevención, la protección y la salvaguarda de nuestro patrimonio son sus principales ejes.

“Los espejos se emplean para verse la cara, el arte para verse el alma”. George Bernard Shaw.

Entrando en materia, debemos insistir en potenciar el binomio integrado por la seguridad en cultura, como sistemas y modelos de protección en entornos de PH, y la cultura de la seguridad, como enfoque estratégico de protección y salvaguarda en entornos vinculados con el PH.

No diré que ambos contextos se puedan entroncar sin un trabajo colaborativo entre instituciones, asociaciones, centros museísticos, etc. Todo lo contrario, no se logrará sin dicha interrelación. Trabajo, constancia, entrega, compromiso e ilusión por y para el patrimonio no nos faltan en Protecturi.

Este próximo otoño finalizaremos una serie de encuentros con los responsables de instituciones de Cultura y Seguridad de diferentes administraciones estatales y autonómicas. El programa de reuniones se planteó con el objetivo de estrechar lazos de colaboración entre los diferentes agentes que protegen, en sus diferentes variantes, los activos y actividades del PH. Al tiempo, hemos ofrecido nuestra disposición a colaborar en todas aquellas materias vinculadas a nuestros objetivos y fines como asociación.

A potenciar

El patrimonio histórico necesita de una gestión de la seguridad clara, eficaz, responsable, donde todos los actores tenemos responsabilidades y un compromiso real que materializar.

Desde Protecturi queremos potenciar:

La comunicación y colaboración entre instituciones, centros museísticos, asociaciones de profesionales, universidades, etc.

La formación y el aprendizaje que potencie la cultura de la seguridad y de la seguridad en la cultura –del patrimonio histórico-.

Para conseguirlo necesitamos

I. Establecer una política común de la seguridad en el PH.

II. Continuar a disposición de las instituciones relacionadas con los ámbitos de la cultura y de la seguridad en el PH, para fomentar un espacio de encuentro, de apoyo, de debate, de generación e intercambio de conocimiento de una actividad profesional que, en ocasiones, no es suficientemente conocida.

III. Exigir que las instituciones del ámbito de la cultura y de la seguridad, inspeccionen, revisen, dirijan, y gobiernen un sistema de control sobre políticas de seguridad a cumplimentar por todos los agentes relacionados con el patrimonio.

IV. Promover una conducta ágil y eficiente en la gestión de los activos y actividades que se desarrollan diariamente en el sector del PH. Así como disponer de la debida proporción y correspondencia para generar una adecuada protección de los activos y actividades.

V. Definir los diferentes perfiles profesionales vinculados con los procesos, funciones y tareas de cualquier departamento de seguridad, con el fin de lograr una integración a dos bandas, con el resto de la organización y con el propio departamento.

VI. Garantizar la seguridad de los activos en el PH, diseñando las operaciones, con un enfoque preventivo, al objeto de minimizar los riesgos, las amenazas y las vulnerabilidades de los activos del PH.

VII. Fomentar que la formación en concepto de seguridad del PH, no sea sólo un objetivo de los miembros del departamento de seguridad, sino del de todos los integrantes de la institución.

VIII. Establecer como necesidad que los grupos de orden, salvamento y sanitarios relacionados con el PH, tengan una preparación específica para una actuación en este ámbito (edificios, activos y actividades, recursos organizativos-técnicos-humanos, traslados de obras, etc.).

IX. Conseguir que las instituciones públicas, los centros museísticos, las asociaciones profesionales, las fuerzas y los cuerpos de seguridad, las universidades, etc., trabajen en un formato de correlación, transparencia, exigencia y cumplimentación de la normativa vigente, y en los avances en pro de la salvaguarda del PH.

X. Implantar una guía de buenas prácticas en la seguridad del PH que promueva la adecuada capacitación de todos los actores para que conozcan tanto los marcos teóricos, como los escenarios prácticos.

XI. Colaborar con las fuerzas y cuerpos de seguridad en el ámbito del PH, en parámetros relacionados con la gestión de la seguridad. Así como en el desarrollo conjunto de un sistema de alertas tempranas sobre expolios y delitos cometidos contra el PH, con el fin de minimizar riesgos en los diferentes equipamientos culturales.

De todo ello tendremos oportunidad de debatir en el “IV Congreso de Protecturi”, que se realizará en Sevilla en el próximo mes de marzo 2014, con el lema “Nuevos horizontes y retos en el patrimonio histórico”

Sin lugar a dudas, y en gran medida gracias a la participación de los profesionales de la seguridad del PH, será un nuevo hito en nuestra trayectoria como asociación.