6 octubre, 2014

Prieto abandona la dirección de Bellas Artes con el derribo del Cabanyal pendiente

cabanyal

La versión oficial es “por motivos personales”. Pero el abandono hoy de Jesús Prieto como director general de Bellas Artes, Bienes Culturales y de Archivos y Bibliotecas tiene una marejada que afecta al patrimonio. El epicentro del terremoto está en Rita Barberá, la alcaldesa de Valencia, que el pasado junio lanzó el órdago contra la protección del Cabanyal: “En cuanto se levante la Orden Ministerial se darán las licencias de obras paralizadas hasta el momento”, declaraba en la rueda de prensa en la que anunció que volvía a la carga contra el barrio modernista protegido.

Fuentes cercanas a la secretaría de Estado de Cultura informan a este periódico que Prieto estaba sentenciado desde entonces, tras negarse a firmar la anulación de la Orden Ministerial con la que la antigua ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, paralizó, en 2009, la destrucción del barrio protegido, que había sido ordenada por el Plan Especial de Protección y Reforma Interior (Pepri) diseñado por Barberá. La alcaldesa del PP se mostró el pasado junio convencida en la eliminación del 35% del barrio protegido gracias a la ayuda del ministro de Eduación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert. Pero por ahora no se ha pronunciado a favor de la alcaldesa.

La Secretaría de Estado de Cultura declara a este periódico que “hay un acuerdo político con el Ayuntamiento de Valencia para analizar la Orden Ministerial”. “Se está elaborando un informe del Ministerio de Eduación, Cultura y Deporte para comprobar si el Pepri se adapta a la orden”, añade. Ante las declaraciones de Barberá parece que la decisión ya fue consensuada. De hecho, este periódico ha podido saber que en los últimos días Prieto “veía complicaciones” en la protección del barrio.

Los nuevos planes de la regidora son destruir 637 edificios de los 2.527 que hay (casi un 30%). Antes pretendía comerse 674, pero no pudo porque aquel primer Pepri fue declarado “acto de expolio” del patrimonio histórico. El Pepri reformado quiere demoler 182 edificios protegidos (de los 772 que hay). Antes quería tumbar 196.

alberto-schommer-jesus-prieto

Degradación inexplicable

El relevo de Prieto por Miguel Ángel Recio (antiguo director del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música) ha sido comunicado por el Consejo de Ministros, en un momento en el que la legislatura está prácticamente agotada y los presupuestos de 2015 cerrados. Es decir, Recio no podría intervenir en nada. Además, parece una degradación de cargo, dada la importancia del INAEM, que recibe 147,3 millones de euros, frente a los 97 millones de euros de la Dirección General de Bellas Artes.

Este periódico no ha podido confirmar con el propio Prieto la versión que asegura que ha pactado silencio al respecto en su cesión. Sin embargo, se da la circunstancia de que la Secretaría de Estado de Cultura todavía no ha revisado, tal y como aseguró a El Confidencial, la sentencia del Tribunal Constitucional que declaraba inconstitucional en 8 artículos la reforma de la Ley de Patrimonio de la Comunidad de Madrid y que le otorgaba la potestad en la conservación y protección de los bienes de interés cultural.

El fallo del Tribunal es una sentencia histórica que refuerza las competencias de Cultura en materia de expolio, frente a las injerencias de las Comunidades Autónomas y aclara los límites de las reformas en marcha, como la de Castilla-La Mancha y Valencia.
Jesús Prieto, Alberto Schommer y Miguel Zugaza, en El Prado. (Efe)Jesús Prieto, Alberto Schommer y Miguel Zugaza, en El Prado. (Efe)

Con este abandono, la primera línea de la gestión de la Secretaría de Estado de Cultura abandona el proyecto, como ya hiciese en julio Susana de la Sierra, ex directora general del Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales (ICAA), sin dar más explicaciones.

La Secretaría hace aguas

José María Lassalle, responsable de la secretaría, especificó este verano en El diario montañés la razón de la renuncia de la antigua directora del ICAA: “No todos tenemos la misma resistencia frente a las dificultades”. “Elegí a Susana a pesar de las críticas que sufrí por nombrar a alguien sin experiencia en gestión cultural”, dijo. Prieto (Valladolid, 1949), jurista especializado en derechos culturales y profesor de derecho, tampoco cumplía el perfil de gestor cultural. Ni siquiera el propio Lassalle, el profesor de derecho, tiene experiencia reconocida en gestión.

Miguel Ángel Recio se hará cargo de una cartera con menos presupuesto y presencia. Su currículo parece mucho más apropiado para su nueva área aunque llega tarde. Ha trabajado en la Agencia Española de Cooperación Internacional, ha sido Consejero gerente del Consejo de Administración de Patrimonio Nacional, asesor del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

De ahí llegó a la gerencia del Museo Thyssen-Bornemisza, del que salió para ponerse a las órdenes de Lassalle y dejando atrás un enfrentamiento abierto con el director de la entidad, Guillermo Solana. El hueco de Recio lo ocupará Montserrat Iglesias, filóloga, conocida por presentar el programa de Telemadrid Los cinco sentidos de la cultura (2001-2004). Hasta su nombramiento como directora general del INAEM, Montserrat Iglesias era directora de Cultura en el Instituto Cervantes y es la directora del Curso de Estudios Hispánicos para extranjeros en la Carlos III. También en esta Universidad dirige el Máster en Comunicación de Moda y Belleza Vogue.

Los museos estatales recordarán a Jesús Prieto por su ausencia. Según cuentan a este periódico no ha pasado a presentarse en estos casi tres años como responsable. Será recordado por el bochornoso incidente protagonizado con Simón Marchán Fiz, presidente de la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes de Patrimonio Histórico, al que permitió comprar su archivo personal por 60.000 euros para el Museo Reina Sofía. “Aquí hay que deslindar la ética de la estética”, explicaba Lassalle a este periódico.

Por Peio H. Riaño en El Confidencial.