15 enero, 2015

Picasso-Dalí, atracción fatal en Barcelona

picasso-dali

Las colas del Museo Reina Sofía con la exposición de Dalí no las olvidará nadie. Por eso no es de extrañar que la gran apuesta del Museo Picasso de Barcelona para 2015 sea la relación que mantuvieron Picasso y Dalí.

La muestra «Picasso/Dalí, Dalí/Picasso», que verá la luz el 20 de marzo 2015, reúne obras de ambos artistas; pinturas, dibujos, grabados, esculturas y documentos de más de veinte museos y colecciones particulares de todo el mundo. «La exposición está organizada conjuntamente con el Museo Dalí de San Pertersburgo de Florida, donde está ahora, y estudia por primera vez la amistad de estos artistas internacionales», destaca Bernardo Laniado-Romero, director del museo de la calle Montcada.

La relación entre ambos empieza en 1926 cuando se conocen en el taller del pintor malagueño en París. Después vinieron los años surrealistas entre 1929 y 1934 en los que introdujeron las imágenes oníricas en sus obras. De ahí saltaron a un alejamiento por motivos ideológicos en el periodo de la Guerra Civil española. Y retomaron la conexión con la reinterpretación de la obra de Velázquez.

«Picasso/Dalí» revitaliza las cifras. El Museo Picasso contará en 2015 con un presupuesto de 8,6 millones de euros, 100.000 más que el pasado año, «gracias a la previsión de un mayor número de visitantes por la exposición de Dalí-Picasso» y a que la aportación municipal se mantendrá en 750.000 euros.

En otoño, el museo acogerá dos exposiciones de pequeño formato, «Picasso y los Reventós» y «La pasión grequiana de Picasso», esta última con treinta piezas de Picasso para las que se inspiró en El Greco, pintor que el malagueño estudió en sus visitas al Prado durante su estancia en Madrid entre 1897-1898. «Contaremos con el retrato “Caballero anciano”, que precisamente es del Prado», puntualiza Laniado-Romero.

A finales de enero se celebrará un seminario sobre «La época azul de Picasso», en la que se presentarán los estudios recientes sobre este período del artista, especialmente ligado a su estancia en Barcelona.

El museo cerró 2014 con un millón de usuarios, de ellos 921.586 visitantes, y la exposición «Post-Picasso», un diálogo de Picasso con los artistas contemporáneos, fue la más vista, con 130.000 visitantes.

Por María Güell en ABC.