18 mayo, 2018

Monet y Matisse baten sus precios récord en la subasta de la colección Rockefeller

15258287067431

Rockefeller: el legado de su historia de amor, la mayor subasta de la historia

Monet, con 84,6 millones, y Matisse, con 80,7 millones, alcanzan nuevos records

“Fillete a la corbeille”, de Picasso, el cuadro más caro vendido por 115 millones

Como ya es habitual en Christies, se arrancó la temporada de subastas de mayo con gran expectación con la que habían denominado “subasta del siglo”. En este caso, al sacar a la venta la colección de los Rockefeller en una serie de tres jornadas. Ayer se marcó en rojo la noche de las pinturas, entre las que destacaron Monet, Matisse y Picasso.

Después de una batalla de varios compradores de más de diez minutos, “Nymphéas en fleur” (1914-17) de Monet se vendió por 84,7 millones de dólares (70,9 millones de euros), nuevo récord para el artista impresionista después de que precisamente el anterior se lograse también en la misma sala de esta casa de subastas. En noviembre de 2016 con “Meule” (1981) con un precio de 81,4 millones dólares (68,6 millones de euros).

De esta forma, el subastador Jussi Pylkkanen, que terminó la noche con una venta total de 646,1 millones de dólares (541,3 millones de euros), prolongó la tensión de la puja, a la que se añadieron compradores telefónicos a la mitad de la misma.

“Es como un partido de tenis con varias raquetas”, bromeó Pylkkanen, presidente de la división global de Christies, el cual vendió los 44 lotes ofrecidos a diferentes compradores internacionales. Al final, se llevó la pieza el cliente de la especialista de China Xin Li, que pujó por teléfono. De esta forma, su intervención ofrece pistas del lugar al que se trasladará la pieza. La obra, que los Rockfeller compraron tras la recomendación el primer director del MoMA, Alfred H. Barr Jr., se ha visto en las capitales de todo el mundo en las últimas semanas en una exposición itinerante, la cual empezó precisamente en Hong Kong.

El óleo sobre lienzo “Odalisque couchée aux magnolias” (1923) también logró un nuevo récord para Henri Matisse al venderse por 80,8 millones de dólares (67,6 millones de euros). Una pieza que encontró nuevo propietario en sólo tres minutos. Tiempo que duró la puja, en la que participaron más de 10 compradores. De esta forma, este trabajo que compraron los Rockefeller en 1958 se hizo con una nueva marca para Matisse después de venderse una escultura en 2010 en Nueva York por 49 millones de dólares. Mientras, su mejor venta en pintura se consiguió en 2009 por 40,9 millones de dólares (34,49 millones de dólares).

Entre las piezas mejor vendidas de esta noche, cuyos beneficios de ventas se dividirán entre once organizaciones, elegidas por Peggy y David Rockefeller, como el Consejo de las Américas, Consejo de Relaciones Exteriores o el MoMA, destacaron “La Vague” (1888) de Gauguin por 35,1 millones de dólares (29,4 millones de euros), “La table de musicien” (1914), de Juan Gris por 31,812 millones de dólares (26,6 millones de euros) o “Mural I, Mural II, Mural III” (1933), de Joan Miró por 20 millones de dólares (16,7 millones de euros).

¿Tiene Picasso techo?

La obra de Picasso ‘Fillette a la corbeille fleurie’, de la Étapa Azul, se convirtió en la pieza de la noche al venderse por 115 millones de dólares (96,3 millones de euros). Eso sí la puja fue lenta. Y se echó de menos el interés que tuvo ‘Les Femmes dAlger’ (Version O), que cambió de manos en Christies en las subastas de mayo en 2015 por 179,4 millones de dólares, cuando se convirtió en el cuadro más caro de la historia en venta pública.

En declaraciones a EL MUNDO después de la venta, el subastador Jussi Pylkkanen, reconoció que “estas piezas son extrañas. Todavía no se ha logrado el techo de Picasso. “Las de ‘Marie-Therese de los años 30”, indica el presidente de la división global de Christies sobre una de las amantes del pintor malagueño.

“Pero, hay que tener en cuenta el período de Picasso. Se ha vendido por más que ‘Garcon a la Pipe’, hace hicapié Pylkkanen de esta pieza también de la Etapa Azul, que se vendió en Sothebys en 2004 por 104,168 millones de dólares (87,859 millones de euros) en una transacción que superó por primera vez la barrera de los cien millones de dólares.

“De esa pintura, se pensó que iba a ser la más cara de ese período del artista. Pero, esta noche lo hemos superado”, insiste Pylkkanen de la obra de una noche en la que vendió todos los lotes que sacó a subasta.

“Creo que todavía hay obras de Picasso que pueden llegar a los 200 millones, que pueden ser las obras, como he dicho antes de Marie-Therese o también de Dora Maar”, apunta de la gran musa del gran artista. “Picasso es Picasso”, remata.

Por Marta Torres para El Mundo