22 mayo, 2018

Los museos de Barcelona, al margen del ‘boom’ turístico de la ciudad

1526668130_549251_1526668322_noticia_normal_recorte1

Seis edificios de Gaudí registraron 10,3 millones de visitantes en 2017, superando a los 21 centros gestionados por el Ayuntamiento que solo recibieron 6,9 millones

Los museos que el Ayuntamiento de Barcelona gestiona o están en consorcio han aumentado 1,7 millones de visitantes desde 2010, lo que supone un aumento del 24%. Pero si del total de 6,9 millones de visitantes de 2017 se reducen los 1,2 millones que aporta el Born CCM, que abrió sus puertas en 2013, la cifra de crecimiento se sitúa en solo 500.000 visitantes (7%). Los 21 museos municipales están, por tanto, lejos de beneficiarse del boom que vive la ciudad, que el año pasado tuvo 30 millones de visitantes. La cifra contrasta con el 57% de crecimiento que registraron seis edificios de Gaudí que superaron los 10 millones de visitantes.

Este sábado se celebra la Nit dels Museus en más de 4.000 museos de Europa. Una cita en la que estos centros abren sus puertas hasta la madrugada para mostrar sus colecciones y exposiciones. El año pasado, en Barcelona y su área metropolitana fueron 175.000 las personas que se sintieron atraídas por la llamada de los 87 museos que celebraron la jornada (este año son 83). Pero esa respuesta no es la tónica general. De hecho, los barceloneses viven de espaldas a sus museos y solo el 15% de sus habitantes (en 2014 fueron el 10%) los visitan, pese a que desde 2009 los museos municipales son gratis todos los domingos por la tarde.

Comparar datos de visitantes es complicado. Las cifras que se publican a comienzos de año son provisionales porque los ejercicios se cierran meses después. Desde 2014, el Observatori de Dades Culturals, surgido a iniciativa del Institut de Cultura de Barcelona (Icub), facilita las cifras oficiales, aunque de una forma lenta como prueba que las de 2017 son accesibles desde este miércoles.

Comparando las cifras de 2010, la primera de las series que proporciona el Observatori, y la última, de 2017, es posible ver para 21 centros municipales gestionados y consorciados por el Icub o con colecciones municipales —Museo del Disseny, Frederic Marès, Born CMM, castillo de Montjuïc, Museo Picasso, La Virreina, Fabra i Coats, Museo de Historia de Barcelona, MNAC, Macba, CCCB o las fundaciones Tàpies o Joan Miró, entre ellos— una evolución positiva de 1,7 millones, ya que se ha pasado de 5,2 a 6,9 millones, lo que representa un crecimiento del 24%. Pero la subida es mucho menor —solo de 500.000 visitantes, el 7,2%—, si tenemos en cuenta que en 2010 no había abierto sus puertas el Born Centro de Cultura i Memoria (lo hizo en septiembre de 2013), que aporta casi 1,2 millones de visitantes, de los cuales, según reconocen sus responsables, solo 105.000 visitan las exposiciones o participan en las actividades, mientras que más de un millón lo cruzan o solo se asoma a ver los restos de 1714.

Pero si solo el 15% de los visitantes son barceloneses, el 85% restante son foráneos y turistas de la ciudad, un nicho en el que también hay mucho trabajo que hacer. Barcelona es una ciudad eminentemente turística. En 2017 recibió la friolera de 30 millones de visitantes, de los cuales 20 millones pernoctaron en la ciudad, mientras que ocho años antes, en 2010, el número de visitantes totales era de 24 millones y 14 millones de pernoctaciones, viviéndose un crecimiento del 20%. Un aumento que tal y como apuntan los datos, no ha beneficiado a los museos de la ciudad.

De los 13 centros que han subido desde 2010 destacan el Museo de Historia de Barcelona y el MNAC, que aumentan más de 400.000 visitantes cada uno y suben más del 40%. Con unos guarismos más modestos también destaca la subida del Museo Etnológico y de Culturas del Mundo y el Museo Frederic Marès, que crecen por encima del 60%. En la parte baja de la tabla se sitúan algunos de los grandes centros de la ciudad: la Fundación Joan Miró y la Fundación Tàpies descienden el 48% en estos años, mientras que el Macba baja también un 43%.

Algo diferente es lo que se ha vivido en el patrimonio relacionado con Antoni Gaudí, una de las marcas culturales y turísticas de Barcelona; una ciudad a la que la gran mayoría de visitantes dice venir por sus monumentos, que además valoran con la nota más alta (alrededor del 9). En 2010, seis de los edificios creados por este arquitecto —la Casa Batlló, la Casa Museo Gaudí, la Sagrada Familia, La Pedrera, el Palau Güell y el Park Güell, que por entonces era un parque abierto— recibían 4,4 millones de visitas. Pasados ocho años, en 2017, el número de visitantes alcanza los 10,3 millones, registrándose un crecimiento de 5,9 millones y por lo tanto de un 57%.

De los edificios gaudinianos, la Sagrada Familia ha conseguido el récord de doblar el número millonario de visitantes, pasando de 2,3 a 4,5, tras crecer un 48%. La Casa Batlló ha superado el millón de visitantes tras aumentar un 40%, si bien el Palau Güell fue el edificio que ha vivido el crecimiento más espectacular del periodo, un 75%, mientras que La Pedrera se ha mantenido alrededor del millón con un crecimiento del 2,9%.

LOS QUE MÁS SUBEN Y BAJAN DESDE 2010

SUBEN:

Sagrada Familia. 2.210.078 (+48%)
Casa Batlló. 462.214 (+40%)
Muhba. 412.534 (+44%)
MNAC. 410.212 (+47%)
Palau Güell. 195.875 (+75%)
Museo del Disseny. 87.277 (+37%)

BAJAN:

Castillo de Montjuïc. 438.271 (-57%)
Fundación Joan Miró. 183.449 (-48%)
Macba. 111.716 (-43%)
Fundación Antoni Tàpies. 26.869 (-48%)
Museo Picasso. 19.198 (-1,8%)
Arxiu Fotogràfic. 15.320 (-64%)

Noticia original por José Angel Montañés para El País
Fotografía Massimiliano Minocri