28 octubre, 2014

Los etruscos y su «viaje más allá de la vida»

etruscos

La civilización etrusca se ha considerado durante mucho tiempo «misteriosa». Ahora su pasado es menos misterioso, pero siempre fascinante, como pone de relieve la exposición que Italia le dedica con el título «El viaje más allá de la vida. Los etruscos y el más allá», que estará abierta desde el viernes hasta el 22 de febrero en el Palacio Pepoli-Museo de la Historia de Bolonia.

La civilización etrusca, que floreció en el II milenio a.C. en la actual región de Toscana, extendiéndose después por el centro y norte de Italia, nació de la fusión entre corrientes migratorias procedentes de Asia Menor y poblaciones indígenas prelatinas. A nivel popular, se consideraba misteriosa la relación de los etruscos con la muerte, teniendo en cuenta la gran cantidad de sus monumentos sepulcrales, llegando a desarrollar un refinado arte en esta materia.

Vida eterna

Tal abundancia de sepulcros se explica porque los etruscos concebían la vida tras la muerte y la consideraban exactamente idéntica a la terrena, con la diferencia de que era eterna. Por eso en las tumbas, que construían con más nobles y más duraderos que los utilizados en las casas, se colocaba todo aquello que el difunto había tenido en vida y que no le podía faltar para su vida eterna: desde los muebles hasta los objetos de uso cotidiano, pasando por su ropa.

Su influencia cultural en la vecina Roma fue grande, fundiéndose prácticamente con la civilización romana al final del I siglo a C. Los tres últimos reyes de Roma fueron de origen etrusco y reinaron, según la tradición, desde el 616 al 509 a. C.

Influencia en el derecho romano

Importante fue la influencia de los etruscos en el derecho romano, especialmente en las normas más equitativas para las mujeres: desde la posibilidad de disponer de bienes hasta las reglas de la participación activa en la vida social. En cuanto a prácticas sociales, losjuegos de gladiadoresen Roma fueron importados de Etruria, donde se practicaban durante los funerales en honor del difunto.

Todo el mundo de la civilización etrusca, el espíritu de un pueblo, con sus misterios descifrados, se pone en escena en la gran exposición de Bolonia, gracias a una reconstrucción que combina restos arqueológicos con realidad virtual, que reproduce, por ejemplo, el famoso Sarcófago de los Esposos, símbolo de la civilización etrusca, del que existen solo dos ejemplares, uno en el Museo Nacional Etrusco (Roma) y otro en el Museo del Louvre.

Por Ángel Gómez Fuentes en ABC.