25 noviembre, 2013

La Tate desempolva el cuadro del asesinato de Kennedy

kennedy

La década de 1960 en arte en EEUU está caracterizada por el surgimiento del arte pop así que el asesinato del presidente John F. Kennedy en Dallas hace 50 años debía quedar grabado en este estilo. Y así sucedió, pero la pintura no fue expuesta en público durante 30 años, y después en muy pocas ocasiones. Los marchantes de Nueva York aducían que los americanos todavía no habían superado el trauma de un presidente acribillado.

Para marcar los 50 años de la muerte de Kennedy, y hacerlo geográficamente a lo lejos, la Tate Britain ha colgado en una pared de la entrada el cuadro Lincoln Convertible (marca y modelo del coche en el que el presidente murió asesinado) del artista pop Gerald Laing, cuyo marchante de Nueva York se resistía a que el lienzo fuese presentado en público para no reabrir heridas. Laing, nacido en el norte de Inglaterra, trabajó en la década de 1960 en Nueva York junto a Andy Warhol y Roy Lichtenstein.

La filmación del célebre asesinato tomada por el vecino de Dallas, Abraham Zapruder, fue el pilar de la pintura en la que el artista utiliza por única vez en su carrera los puntos que caracterizaron la creación de su amigo Roy Lichtenstein. Laing creó una imagen tras los acontecimientos en la que coloca la bandera americana perdiéndose en un extremo de la pintura. Las piernas de los agentes de seguridad corren por la hierba hacia el vehículo en el que Jackie atiende a su marido caído por las balas.

El lienzo de tres metros de largo pertenece hoy al legado o herederos del pintor, fallecido en 2011. Tras trabajar en EEUU con los creadores del pop art, Gerald Laing se instaló en las Highlands o Tierras Altas de Escocia e hizo del castillo Kinkell del siglo XVI su residencia, cerca de Inverness.

Por Conxa Rodríguez en El Mundo.