15 junio, 2015

La moda antes de las revistas

moda-amsterdam

Antes de que la fotografía inundara las revistas de moda, los diseños de ropajes con las últimas tendencias de las cortes europeas, que solían marcar la pauta, llegaban a la clientela en forma de grabados. El Rijksmuseum de Ámsterdam cuenta con 8.000 de estas ilustraciones, fechadas entre los siglos XVII y XX y procedentes de dos colecciones particulares. El conjunto acaba de ser ordenado y digitalizado, y compone una de sus colecciones más vistosas dispuesta ahora en una muestra no menos atractiva. Se titula Nuevo para Ahora, y es justamente eso, una galería con las novedades estilísticas portadas por aristócratas, cortesanos, damas de la alta burguesía y caballeros elegantes a lo largo de año. Y sí, los franceses copan unos dibujos en blanco y negro y también en color, donde las sedas, corsés, sombreros y peinados imposibles dan paso a las vestimentas casi geométricas de los Años Veinte.

Las láminas incluían una descripción del modelo y el tipo de tejido utilizado. De ahí que se consideren precursoras de publicaciones tan famosas hoy como Harper´s Bazaar o Vogue. Para que resultaran atractivas, los editores contrataban a excelentes ilustradores que reproducían con gran detalle vestidos, levitas y pelucas llenas de flores y pájaros. Una vez obtenida la estampa, el color se añadía a mano. Con el tiempo, el ejemplar incluía un patrón para copiar mejor el modelo. Los dibujos llegaron a ser muy populares, y aunque se distribuían en solitario, al coleccionarlos para adaptar los vestidos a los gustos particulares formaban una especie de catálogo. Lo más parecido a una revista de moda.

Los 8.000 grabados del museo holandés proceden de dos colecciones particulares (Raymond Gaudriault y MA Ghering-van Ierlant) adquiridas en 2009. La exposición incluye más de 300. En la base de datos de la sala aparecen todos y permiten comprobar asimismo los detalles que marcaban las clases sociales. En la calidad de las telas, complejidad de los bordados e incontables pliegues, podía verse al noble o al burgués. En la segunda mitad del siglo XVIII hubo un cambio temporal. Antes de la Revolución francesa (1789), la extravagancia dominaba el atuendo de la aristocracia. Después, cuando el sentido de grandeur fue patrimonio nacional y no de unos pocos privilegiados, la inspiración de los diseñadores podía surgir de la propia calle. Con la llegada de la fotografía, los dibujos de moda en color no desaparecieron. Hasta bien entrado 1950, aparecían en las, entonces sí, revistas de moda propiamente dichas. La muestra permanecerá abierta hasta el 27 de septiembre y en su montaje han participado el diseñador holandés Christian Borstlap y los ilustradores de moda Piet Paris y Quentin Jones. Esta última ha colaborado para firmas como Chanel y Kenzo.

Por Isabel Ferrer en El País.