15 mayo, 2013

La Iglesia solicita 31 años de cárcel para el autor confeso del robo del Códice

Ladrón del Códice

La acusación particular ejercida por la Catedral de Santiago en el proceso por la sustracción del Códice Calixtino solicita para el ladrón confeso, José Manuel Fernández Castiñeiras, penas que suman 31 años de prisión por un delito de robo continuado con fuerza, otro de robo con fuerza, seis delitos contra la intimidad y otro de blanqueo.

En el escrito de acusación registrado este martes en el juzgado, que consta de más de una docena de folios, según han informado a Europa Press fuentes jurídicas, la acusación pide siete años de prisión por un delito continuado de robo con fuerza por la sustracción de documentación y otros efectos de la basílica compostelana. Además, solicita cinco años de cárcel por el robo con fuerza del Códice Calixtino; y dos por cada uno de los seis delitos contra la intimidad por el apoderamiento de cartas y documentos privados de media docena de personas de la Catedral.
más información

A ello, suma otros siete años de pena por un delito de blanqueo de capitales ya que, según argumenta la acusación particular, el dinero sustraído lo empleaba para la compra de bienes personales. Mientras, para la mujer e hijo del exelectricista de la Catedral pide siete años de prisión por el delito de blanqueo de capitales para cada uno de ellos. En el escrito de conclusiones, la acusación ejercida por la Catedral incluye el agravante de “abuso de confianza”, ya que fue trabajador de la basílica.

En la argumentación, el abogado de la Catedral sostiene que el acusado se apropió de manera “ilícita” de las llaves y sustrajo dinero y documentación de la Catedral durante varios años. En concreto, según la documentación recogida en el proceso, las cantidades sustraídas suman 2.546.679 euros desde agosto de 2000 al primer semestre de 2012. Con respecto al Códice Calixtino, alude al conocimiento que tenía de su valor e importancia y sostiene la acusación que, con llaves obtenidas de manera ilícita, y “valiéndose de la confianza” y del conocimiento de horarios de los trabajadores accedió al archivo, lo sacó y lo escondió debajo de la cazadora, llevándolo a un trastero de la población de Milladoiro, donde lo escondió en una caja.

Por su parte, la Fiscalía, que registró su escrito de calificación el pasado mes de abril, pide 15 años de prisión para el exelectricista de la Catedral compostelana por la sustracción del Códice Calixtino, delito que califica de robo con fuerza, así como por el robo de otros objetos y dinero durante los años 2000 y 2011.

Por El País.