17 marzo, 2014

Francia celebra a los ‘Monuments Men’ reponiendo tres cuadros robados por los nazis

13944643266633

-El Gobierno aún guarda 2.200 obras que esperan a que alguien las reclame

Francia restituirá el martes a sus legítimos propietarios tres obras de arte expoliadas por los nazis, en vísperas del estreno en el Hexágono de la película ‘The Monuments Men’. “La coincidencia de los dos acontecimientos sirve para recordar que la Ministra de Cultura, Aurélie Filippetti, está muy comprometida con esta labor de justicia histórica”, anunció el sábado el ministerio.

A punto de estrenarse el filme de George Clooney que cuenta la historia de un comando de expertos en arte creado por el ejército aliado para recuperar miles de obras robadas por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, el Estado galo ha querido recordar que aún conserva en su poder 2.200 piezas sin dueños conocidos, que permanecen expuestas en sus museos nacionales desde 1949 a la espera de que alguien las reclame.

Entre las obras restituidas estos días figura un ‘Paisaje montañoso’ del pintor flamenco Joos de Momper (1564-1635) que será devuelto a los herederos del barón Cassel Van Doorn, un banquero belga que no era judío y poseía varias residencias en Francia y cuyo bienes fueron confiscados en diciembre de 1943. Otro de los cuadros es un ‘Retrato de una mujer’ al óleo, que data del siglo XVIII y podría tratarse de la copia de un retrato de la actriz Angelique Drouin realizado por el pintor Louis Tocqué. La obra perteneció a Jakob y Rosa Oppenheimer, comerciantes de arte en Berlín, fue vendida en enero de 1935 como parte de una subasta de bienes de judíos y ha pasado estas últimas décadas en el Departamento de Pintura del Louvre.

Hace un año, Filippetti ya devolvió otros siete cuadros expoliados a familias hebreas durante el Holocausto, en una ceremonia muy emotiva que tuvo lugar en el Ministerio de Cultura. Seis de ellos -destacando dos lienzos de Alessandro Longhi y Sebastiano Ricci- fueron entregados a Tom Selldorff, de 85 años, nieto del coleccionista Richard Neumann, quien al huir de Austria rumbo a Cuba en 1930 tuvo que deshacerse de sus tesoros artísticos, que fueron a parar inicialmente a la galería de arte que Hitler planeaba construir en su ciudad natal, Linz. La otra pieza devuelta perteneció a un banquero checo, Josef Wiener, que fue deportado y fusilado en un campo de concentración.

Como se recordará, millones de objetos artísticos de gran valor fueron robados durante la Segunda Guerra Mundial por los nazis, siguiendo un plan masivo de expoliación ordenado por Hitler, quien deseaba recuperar todas las obras de arte que salieron de Alemania desde el siglo XVI. Muchas de dichas obras pudieron ser devueltas tras la Liberación, mientras que el resto desaparecieron, fueron vendidas en el mercado del arte o permanecen en Francia, Alemania y otros países, al cuidado de los gobiernos, a la espera de ser identificadas y restituidas algún día a sus propietarios.

Desde 1999, funciona en Francia la Comisión de Indemnización de Víctimas de Expoliación (CIVS), organismo galo que se encarga de investigar el origen y procedencia de unas 2.200 obras que siguen huérfanas de dueño. “Esas piezas se encuentran en los museos franceses pero no son de su propiedad. En cuanto localizamos a los dueños o sus herederos, procedemos a su devolución”, ha explicado a Radio France International la historiadora de la CIVS Muriel de Bastier. En tres lustros de actividad, la CIVS ha abierto más de 3.000 expedientes y realizado 900 devoluciones de muebles, joyas y otros objetos, pero sólo ha restituido 13 cuadros, contando los tres que entregará la ministra el martes.

“Las piezas de arte expoliadas a los judíos son los últimos prisioneros de la Segunda Guerra Mundial y deberían ser devueltas a las víctimas del Holocausto”, afirmó en enero el presidente del Congreso Judío Mundial, Ronald Lauder, tras reunirse en Berlín con altos funcionarios del gobierno para promover su causa. Alemania ya ha anunciado la creación de un Centro de Arte Perdido con sede en Magdeburgo que, a semejanza del CIVS, intentará encontrar a los propietarios de todos estos tesoros.

El arte robado por los nazis volvió a la actualidad en febrero de 2012 cuando se descubrieron 1.400 cuadros de maestros como Renoir, Matisse, Picasso, Monet o Beckmann escondidos en el apartamento muniqués de Cornelius Gurlitt, un anciano cuyo padre había sido un coleccionista muy prestigioso y bien relacionado con el régimen nazi. Y es ahora el tema central del quinto largometraje como director del estadounidense George Clooney.

Con 70 millones de presupuesto y un reparto de lujo -además del propio Clooney, están en la partida Matt Damon, Bill Murray, John Goodman, Jean Dujardin y Cate Blanchett-, el filme está inspirado en el libro de Robert M. Edsel ‘The Monuments Men: allied heroes, nazi thieves and the treatest treasure hunt in History’ y cuenta la historia de los Monuments, Fine, Arts and Archives (MFAA): un grupo de 350 expertos en arte procedentes de Estados Unidos y otros 12 países que, al término de la Segunda Guerra Mundial, se dedicaron a rastrear el paradero de esos millones de obras confiscadas por los nazis entre 1933 y 1945.

por JUAN MANUEL BELLVER, EL MUNDO