13 febrero, 2015

El Torques de Burela regresa a Lugo

torques-burela

El torques de Burela y el Carnero Alado, además de otras 38 piezas de orfebrería prerrománica, del legado del mecenas lucense Álvaro Gil, regresan al museo provincial de Lugo, tras sellarse un acuerdo entre la diputación y la familia del filántropo.

Han tenido que pasar 14 meses desde el “levantamiento” del deposito del museo y después de ocho meses de intensas negociaciones se cerraba este convenio en el que participaron el presidente provincial, José Ramón Gómez Besteiro, el diputado de cultura, Mario Outeiro, y el nieto del mecenas Carlos Gil. Este acuerdo le reporta a la familia de Álvaro Gil 2.346.000 euros, y contempla también una “exposición temporal” de otras obras atesoradas por este benefactor.

Han pasado sesenta años desde que el ingeniero lucense hiciera una primera cesión al museo provincial, y 16 años en que afloraban las primeras desavenencias entre la familia y la diputación presidida entonces por el popular Francisco Cacharro.

Mario Outeiro puso el acento en lo laborioso del acuerdo, que permite un ahorro al ente provincial de cinco millones de euros, una vez descartada la vía judicial que ya suponía más de la mitad. También aprovechó para anunciar que se procederá “a la renovación de la sala de orfebrería del museo, para actualizarla en cuanto a los objetos expuestos y para dotarla de medios tecnológicos para hacerla más accesible a todas las personas y además publicaremos un catalogo con los objetos expuestos en dicha sala”, adelantaba.

Y es que de nuevo, desde las cinco de la tarde de hoy, se reabre la sala ocho del museo provincial donde se custodiaba dicha colección hasta que a finales de 2013 la familia decidió llevársela de allí en cumplimiento de una sentencia judicial.

El nieto, Carlos López Gil hizo especial hincapié en la “importancia de la colección” y apeló a que “en el futuro se le de más importancia de la que aparentemente tiene, porqué esta colección es conocida en Lugo pero fuera de Lugo, e incluso fuera de Galicia no es lo conocida que debiera de ser”. “Yo creo que esta colección tiene que ser como es la Dama de Elche para Elche o Las Meninas para Madrid”, reconvino.

Finalmente el presidente de la Diputación, José Ramón Gómez Besteiro, destacó que se cumple “con una deuda histórica a la que nos comprometimos hace cerca de ocho años”. La intervención la remataba asegurando que hoy era “un día de fiesta” para Lugo y su provincial, con la recuperación y reposición de dicha colección donde uno de los familiares relataba como a principios del siglo pasado la mujer de Álvaro Gil no tenía reparos en pasearse por la calle da Raiña con el torques de Burela.

Por Pepe Seijo en El País.