26 abril, 2013

El Reina Sofía sube precios y reduce gratuidad

Reina Sofía

“El Reina es más gratuito que la TATE [Modern de Londres]”, asegura el director del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS), Manuel Borja-Villel, en respuesta a la publicación del B.O.E. del aumento del precio de la entrada y el recorte de horas de gratuidad que entraría en vigor el próximo miércoles. La primera subida en años coincide con la inauguración de la exposición más esperada de la temporada de la institución dedicada al arte contemporáneo, Dalí. Todas las sugestiones poéticas y todas las posibilidades plásticas.

El público asumirá una subida de dos euros en la entrada general, de 6 a 8 euros, un 33,3%. El precio de la entrada para una exposición temporal también sube un euro, de 3 a 4 euros. Un aumento menor. Pero el apartado más delicado de todos es que el Patronato ha aprobado pasar de 23 horas y media de gratuidad a 14 horas a la semana. Según explica Borja-Villel a El Confidencial, “el museo que tiene más gratuidades es el Reina Sofía, con las actividades o la entrada gratuita de los dos palacios del Retiro”, y la ampliación de la tarifa gratuita a una mayor parte de la población, desde los artistas a los estudiantes, los parados y la tercera edad.

“Es cierto que el sábado se ha recortado en horas, pero el viernes abrimos dos horas más. La subida de precios no es lo importante, lo importante es que las franjas horarias de gratuidad se adecúan a las horarias para que el museo sea cada vez más accesible a la gente que no es turista. Hemos subido precio porque necesitamos más ingresos y porque queremos flexibilizar los horarios del museo: no queremos un museo abierto sólo a los turistas”, añade.

El sábado ya no será gratis de 14.30 a 21 horas; ahora la entrada gratuita se retrasa cuatro horas y media, sólo a partir de las 19 horas. Los domingos ya no serán gratis de 10 a 19, ahora se pagará hasta las 15 horas y gratis desde entonces y hasta el cierre. Entre semana se mantiene la entrada a coste cero desde las 19 horas, menos el martes que cierra.

El más barato

“Quien pueda pagar que pague y quien no pueda pagar que no pague”, aclara el director y señala varios apartados que se han ampliado para poder hacer frente a las carencias del ciudadano en apuros. “La cultura es un derecho y hay que buscar fórmulas”, advierte. A pesar del aumento del precio, el Reina Sofía sigue siendo uno de los centros artísticos con aportación pública más baratos: la entrada general del Museo del Prado acaba de subir hasta los 14 euros y la del Thyssen Bornemisza es 9 euros (la visita de la temporal es más cara que a las colecciones en este museo).

El BOE establece que el Patronato ha determinado esta decisión “con el fin de poder dar cumplimiento a sus fines a la par que se asegura la estabilidad presupuestaria”, y que se ejecutará el próximo día miércoles. Se puede entender que el aumento del precio de la entrada es necesario para mantener abierto el museo y que cuadren sus cuentas. “Ofrecer una diversidad de propuestas que facilite la máxima accesibilidad a su programación, garantizando así el necesario equilibrio entre una oferta adecuada para el disfrute del visitante y el reforzamiento de la capacidad de autofinanciación del organismo”, amplía el boletín.

El director no es tan dramático como pinta el texto oficial, cree que la subida de precios “ayuda pero no rescata”. Además no teme a una reducción de visitas. “Los precios llevaban mucho tiempo sin cambiar, eran muy baratos. Aumentar un euro y dos euros es muy poco teniendo en cuenta la cantidad de oferta que hay en este museo”, reconoce a este periódico. Se mantienen los cuatro días al año gratis: 18 de abril (Día del Patrimonio Mundial), 18 de mayo (Día Internacional de los Museos), 12 de octubre (Fiesta Nacional de España) y 6 de diciembre (Día de la Constitución Española).

Además se aclara que podrá establecerse un precio de entrada “distinto a los regulados en esta resolución cuando el museo lo considere oportuno por las características de las exposiciones programadas y durante el tiempo que duren dichas exposiciones”.

Por Peio H. Riaño en El Confidencial