21 septiembre, 2011

El Prado, referente histórico y artístico

Cabecera_museo

Es como nuestra casa, forma parte de nuestras tradiciones, como un cocido; de nuestra cultura, como una chicuelina de José Tomás. Es el referente de los Museos nacionales en España, como Iberia lo fue de nuestros cielos. El Prado es Madrid y es España tanto como el chotis o los toros: el referente histórico, artístico y cultural de lo que hemos sido, somos y seremos.

imagen_interior_01Historia del Museo
El edificio que hoy sirve de sede al Museo Nacional del Prado fue diseñado por el arquitecto Juan de Villanueva en 1785, como Gabinete de Ciencias Naturales, por orden de Carlos III. No obstante, el destino final de esta construcción no estaría claro hasta que su nieto Fernando VII, impulsado por su esposa la reina María Isabel de Braganza, tomó la decisión de destinar este edificio a la creación de un Real Museo de Pinturas y Esculturas. El Real Museo, que pasaría pronto a denominarse Museo Nacional de Pintura y Escultura y posteriormente Museo Nacional del Prado, abrió por primera vez al público en 1819. El primer catálogo constaba de 311 pinturas, aunque para entonces en el Museo se guardaban ya 1510 obras procedentes de los Reales Sitios. Las valiosísimas Colecciones Reales, germen de la colección del actual Museo del Prado, comenzaron a tomar forma en el siglo XVI bajo los auspicios del emperador Carlos V y fueron sucesivamente enriquecidas por todos los monarcas que le sucedieron, tanto Austrias como Borbones. A ellos se deben los tesoros más emblemáticos que se pueden contemplar hoy en el Prado.

Desde la fundación del Museo han ingresado más de dos mil trescientas pinturas y gran cantidad de esculturas, estampas, dibujos y piezas de artes decorativas por Nuevas Adquisiciones, en su mayoría donaciones, legados y compras. Las Pinturas Negras de Goya llegaron al Museo gracias a la donación del Barón Emile d’Erlanger en el siglo XIX. Compras muy interesantes en los últimos años han sido Fábula y Huída a Egipto de El Greco, en 1993 y 2001, La condesa de Chinchón de Goya en el 2000 y El barbero del Papa de Velázquez en el 2003 y El vino de la fiesta de San Martín de Peter Brueghel el viejo en el año 2010.

imagen_interior_02Tanto la colección como el número de visitantes del Prado se han incrementado enormemente a lo largo de los siglos XIX y XX, por lo que el Museo ha tenido que ir acometiendo sucesivas ampliaciones en su sede histórica hasta agotar totalmente las posibilidades de intervención sobre este edificio. Por este motivo, el Prado se vio obligado a buscar el camino de acometer su ampliación concluida en el año 2007 mediante una solución arquitectónica de nueva fábrica situada junto a la fachada posterior de su sede tradicional y conectada con ésta desde el interior.

El proyecto, dirigido por Rafael Moneo, aumentó la superficie del Prado en más de un 50% (15.715 metros cuadrados útiles más que se suman a los 28.600 disponibles en el edificio Villanueva) y dotó al museo de las instalaciones, espacios y servicios que la pinacoteca precisaba para adaptarse a sus necesidades en el siglo XXI.

El nuevo Prado cuenta con 1.386 m2 de exposiciones temporales repartidos en cuatro salas; un claustro integrado como espacio singular, pensado para utilizarse como sala de exhibición de escultura; un auditorio con capacidad para 438 personas; un gran vestíbulo de acogida y centro de atención de visitantes; más grandes y mejor equipados depósitos para obras de arte con un amplio muelle de carga y descarga; espacios idóneos para las áreas de restauración de obras de arte y estudios técnicos; una nueva tienda-librería y una nueva cafetería-restaurante…

Descripción general
El Museo del Prado es una de las primeras instituciones culturales de España y se cuenta entre las pinacotecas más prestigiosas del mundo debido a la importancia y altísima calidad de sus fondos. Su colección de pinturas abarca desde el siglo XII hasta principios del siglo XX e incluye las mayores colecciones de obras de Velázquez, Goya y Rubens que se conservan reunidas en una única institución. La visita al Prado ofrece la posibilidad de contemplar muchas de las grandes obras maestras de la pintura europea como la Anunciación de Fra Angelico, El Descendimiento de Van de Weyden, El Jardín de las Delicias de El Bosco, El Cardenal de Rafael, Autorretrato de  Durero, El Lavatorio de Tintoretto, David vencedor de Goliat de Caravaggio, Judit en el banquete de Holofernes de Rembrandt o  Las tres gracias de Rubens, además de un incomparable elenco de obras cumbre de la escuela española como La Crucifixión de Juan de Flandes, El caballero de la mano en el pecho de El Greco, El sueño de Jacob de Ribera, Las Meninas de Velázquez o El 3 de mayo de 1808, o Los fusilamientos de la montaña de Príncipe Pío  de Goya, por citar sólo algunos de los ejemplos más destacados.

imagen_interior_03Además del evidente atractivo de su colección de pintura, el Prado cuenta también con una notable colección de escultura clásica y renacentista expuesta y con un ambicioso programa de exposiciones temporales que en los últimos años se ha materializado en la organización de grandes muestras como Tiziano (2003), Manet en el  Prado (2004), Tintoretto (2005), Picasso: Tradición y Vanguardia (2006), Fábulas de Velázquez (2007), Francis Bacon (2009), Sorolla (2009) y Turner y los Maestros (2010).

En 2011, las exposiciones más destacadas han estado dedicadas a Chardin y El joven Ribera, así como a El paisaje en Roma: Naturaleza e ideal. El próximo mes de noviembre se inaugurará la exposición “El Hermitage en el Prado” que supone la materialización de un intercambio de colecciones sin precedentes entre ambas instituciones.

Además, el Museo del Prado se encuentra actualmente inmerso en un proceso de reordenación y ampliación de colecciones, cuyos avances más reciente ha sido la reestructuración de la Galería Central y de las salas adyacentes, a la que precedieron la presentación de las nuevas salas de pintura y escultura del siglo XIX, la de las salas de pintura española del Románico al Renacimiento y la nueva presentación de la colección de Velázquez.

La importancia de las colecciones del Museo, unida al interés despertado por el intenso programa de exposiciones complementario y al crecimiento y diversidad de las actividades favorecido por la apertura de su ampliación a finales de 2007, ha propiciado que en los últimos tres años el Prado haya registrado índices históricos de afluencia de público con más de 2,7 millones de visitantes anuales.

Más información sobre actividades y exposiciones, horarios, tarifas y venta anticipada en:
http://www.museodelprado.es

Prosegur_museo