25 septiembre, 2015

El Prado cierra el año con «Ingres» y «El Divino Morales»

prado-2015

El Museo Nacional del Prado afronta el último trimestre del año con la preparación de varias exposiciones temporales, entre las que destacan «Ingres» y «El Divino Morales».

«Ingres» estara en las sala A y B del Edificio de los Jerónimos entre el 24 de novimbre de 2015 y el 27 de marzo de 2016. La obra de Dominique Ingres, anclada en el academicismo sólo aparentemente, constituye sin duda un jalón esencial hacia las revoluciones artísticas de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. La exposición organizada en el Museo del Prado en 2015, con la especial colaboración del Museo del Louvre, presentará un desarrollo cronológico preciso de la obra del pintor francés.

Entre el 1 de octubre de 2015 y el 10 de enero de 2016, el Prado expondrá «El Divino Morales» en la sala C del Edificio de los Jerónimos. Luis de Morales fue una de las personalidades más originales y reconocibles del Renacimiento español, referente fundamental de la pintura en Extremadura durante la segunda mitad del siglo XVI. La exposición reivindica el trabajo y la figura de Luis de Morales, prácticamente un siglo después de que el Museo del Prado presentara en sus salas la primera exposición monográfica dedicada al artista. El Prado cuenta con 23 tablas de este autor y su taller, obras que por su número y calidad le convierten en el principal depositario de obras del pintor.

También colgaran de las paredes del Prado «Effigies Amicorum, retratos de artistas por Federico de Madrazo» (entre el 22 de septiembre de 2015 y el 10 enero de 2016) y «Arte transparente, la talla del cristal en el renacimiento milanés» (14 de octubre de 2015 y 10 de enero de 2016).

Las «Effigies Amicorum» es un repaso a los retratos realizados por Federico de Madrazo, que fue el pintor español que mayor número de retratos de artistas realizó, en ejemplos de calidad, como corresponde al más destacado retratista de su generación. «Arte transparente» recoge el trabajo de la talla de cristal en la ciudad italiana de Milán desde mediados del siglo XVI.

Por ABC.