21 marzo, 2013

El Museo Meadows de Dallas añade un Sorolla a su colección

La pinacoteca adquiere la obra, ‘Playa de Valencia’, un cuadro de pequeñas dimensiones que se podrá ver en Madrid en diciembre

'Playa de Valencia', de Joaquín Sorolla. / CORTESÍA DEL MEADOWS MUSEUM

‘Playa de Valencia’, de Joaquín Sorolla. / CORTESÍA DEL MEADOWS MUSEUM

El Museo Meadows de Dallas acaba de aumentar su importante colección de pintura española con una obra del pintor valenciano Joaquín Sorolla. Este martes, la pinacoteca anunció la adquisición del cuadro La Playa de Valencia, un óleo de pequeñas dimensiones, que se aparta de los grandes lienzos habituales del artista.

“La delicadeza pictórica de La Playa de Valencia convierte al cuadro en uno de los trabajos de mayor calidad del Sorolla”, explica el director del museo, Mark A. Roglán. “Se trata de la primera obra a pequeña escala del pintor que entra en nuestra colección, algo que nos permite presentar a nuestro público la complejidad y la fuerza del artista”.

Al museo Madows se le llama el Prado de la Pradera porque cuenta con una de las mayores colecciones de pintura española fuera de España. La obra de Sorolla recién adquirida, gracias a un regalo de la familia Lemmon, formará parte de la exposición Sorolla y América, patrocinada por el propio museo, el Museo de Arte de San Diego y la Fundación MAPFRE, que se inaugurará el próximo mes de diciembre en Madrid. Esta muestra pretende explorar la relación del artista valenciano con los pintores americanos de la primera década del siglo XX y dejar constancia de su inmensa popularidad con entre los coleccionistas y los mecenas de la época.

No es el primer Sorolla que recibe el Meadows. En diciembre del año pasado, la pinacoteca sumó a su colección cinco lienzos españoles de principios del siglo pasado. Moulin Rouge, salida a los palcos, de Hermenegildo Anglada-Camarasa, Segovia desde el camino de Perogordo, de Aureliano de Beruete y Moret; Alegoría, de Joaquim Mir Trinxet, Nieve y Deshielo, de Darío de Regoyos y Valdés y Alquería de Alcira, de Sorolla.
Por Eva Saiz para El País