13 marzo, 2015

El mundo de la cultura acoge con satisfacción la rebaja del IVA

Hay unanimidad en el sector cultural en reconocer que la bajada del 21 al 10% del IVA representa un alivio. Por eso sus representantes se felicitan de la noticia publicada por ABC. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, confirmó desde Guatemala que tiene previsto llevar a cabo la rebaja, aunque añadió que no era «prudente aventurar aquí una fecha». Con un tipo impositivo al 10%, los sectores implicados podrán coger impulso y mirar al futuro con optimismo.
Cine

Una medida necesaria

La primera reacción expresada por Enrique González Macho, productor y expresidente de la Academia de Cine Española, es de alegría ante la información ofrecida por este diario: «Me acordaré toda la vida de la portada de ABC. Es algo muy bueno y repara una injusticia total». Sin embargo, «pensaba que lo rebajarían al ocho, como estaba antes, o más aún». Sea como fuere, «el problema es que el mal ya está causado. La gente despedida no se va a volver a contratar». Advierte, además, que «el IVA no es el mayor problema que tenemos. Era lo más vistoso, pero seguimos teniendo conflictos graves que solucionar, como la piratería o la Ley del Cine, donde tenemos un pie en 2007 y el otro en el aire».

En esto último se muestra de acuerdo Borja Cobeaga, director de cine y guionista, entre otros filmes, de «Ocho apellidos vascos»: «Tenemos más problemas aparte del IVA, como la piratería, y habrá que abordarlos antes o después». Eso no es obstáculo para que se muestre satisfecho con la rebaja: «Es una vuelta a algo que nunca debió moverse, pero bienvenido sea». En cuanto al nuevo tipo impositivo anunciado por ABC, piensa que, «si se quiere potenciar la cultura, es lo mínimo que se podía hacer».

Por su parte, el director de «Amanece que no es poco», José Luis Cuerda, opina que la medida debería ir más allá: «Es una buena noticia, pero ahora lo que tenían que hacer es no cobrarnos el IVA el mismo tiempo que han estado cobrándonos el 21%, porque el perjuicio ha sido máximo». Por eso estima que la rebaja al 10% «me parece incluso poca, comparado con otros países de nuestro entorno. Así que aún estamos por encima de lo que deberíamos. No olvidemos que el IVA del porno está en el 4%».
Música

La mejoría se notará en poco tiempo

La Asociación de Promotores de Música, APM, había convocado un «Día sin Música» para el próximo 20 de mayo, precisamente para pedir la rebaja del 21%. Pascual Egea, su presidente, se muestra escéptico ante la noticia: «En los tres años que llevamos se ha anunciado varias veces por parte del Gobierno, así que el día que lo bajen realmente estaremos de enhorabuena, pero mientras tanto no podemos hacer una valoración». De hecho, ellos piden un tipo superreducido «para recuperar las pérdidas y la industria pueda remontar», aunque pone el énfasis en que el daño «ha sido sobre todo para el público. Hay giras que no vienen por España, los artistas emergentes son escasos… Cuando el IVA baje, se notará la mejoría en poco tiempo».

Neo Sala, presidente y fundador de Doctor Music, también muestra sus dudas: «Evidentemente, cualquier rebaja será bien recibida, pero vamos a esperar plazos y detalles». Opina que la medida del 21% ha sido «tirar piedras contra tu propio país», y piensa que surgió «por inconsciencia, por un desconocimiento de cómo estaba el sector realmente. Pero rectificar es de sabios, y estaría bien que reconocieran que se han equivocado y miraran hacia el futuro».

El director de Pomosapiens Promociones Culturales, Víctor Pereira, muestra su satisfacción con la noticia, y repara en una consecuencia inmediata: «En el sector mucha gente empezó a cobrar en b, porque para ellos era la única salida. Con un 10% sería todo mucho más legal». Se podrían, además, «recuperar proyectos que han quedado aparcados, porque estos años han dejado un panorama desolador. Lo único positivo, por decir algo, es que hemos quedado los que realmente amamos esta profesión. Se acabó el oportunismo de aquellos que aparecían de repente organizando conciertos con el dinero del ladrillo».

Teatro

Intentar recuperar lo perdido

Enrique Cornejo, productor teatral con más de cincuenta años de experiencia, comenta su impresión al leer ayer la información: «En primer lugar doy las gracias a ABC por inyectarnos un pequeño halo de ilusión esta mañana. Despertarse con esta noticia ha sido un reconstituyente inmediato». Aunque también señala que, tal y como están las cosas, el 10% resulta insuficiente: «Estamos tan exhaustos en el sector, que esos once puntos son muy importantes, pero ojalá pudiéramos volver al concierto que teníamos antes. Hubiese sido más generoso por parte del Gobierno». Porque la cultura «es el motor del desarrollo de un país, lo que estamos legando a nuestros hijos. Por eso debería estar primada, y no estar considerada como un producto de consumo. Ahora nace una nueva etapa, sobre todo para los que han sobrevivido. Para los que ya sea tarde, será muy lamentable».

Parecida es la opinión de Jesús Cimarro,empresario y productor teatral: «Ojalá sea verdad y podamos remontar después de casi tres años de ahogamiento». Piensa que cuando se tomó la medida «no se tuvo en cuenta que este es un sector muy frágil. Se han ocasionado muchos daños directos e indirectos. Si se deciden a bajarlo, hay que darles las gracias de que por fin nos hayan escuchado, y reconozcan que fue un error el 21%, aunque recuperar lo perdido costará mucho tiempo».

Para Juan Carlos Pérez de la Fuente, director artístico del Teatro Español, «es una magnífica noticia, que esperábamos hace mucho tiempo. No podía ser que las gentes de la cultura pagaran los platos rotos, y hay que esperar que no vuelva a implantarse. Me hubiera gustado que hubiera defendido la medida el propio Rajoy, que es el primer presidente del Gobierno que antes fue ministro de Cultura».

Arte

Las galerías también reclaman el 10%

Las galerías de arte tienen, desde 2014, tres opciones: tributar al 21% con sus desgravaciones fiscales, hacerlo con un régimen especial (la media entre el 10% con el que los artistas les venden sus obras y el 21 con el que ellos las venden a sus clientes) o que la galería sea una mera comisionista-intermediaria en la venta entre artista y cliente. En ese caso, el IVA sería de un 10%, pero factura el artista, no la galería. Alberto de Juan, presidente del Consorcio de galerías españolas de arte contemporáneo, advierte que es «absurdo y un error que los galeristas no podamos tributar con el 10% de IVA, el mismo con el que lo hacen los artistas. Nos consideran revendedores, pero no es así. La primera venta de una obra de arte la hace la galería, no el artista. Estamos en clara inferioridad con Europa, no podemos competir en igualdad. Estamos machacados, pero volveremos a la carga».

En la misma línea se muestra Miguel Ángel Sánchez, director de la galería ADN, que insiste: «No hacemos segunda venta. Yo no compro al artista hasta que cierro una venta con un cliente. Y, si no podemos aplicar el 10%, los galeristas estamos en desventaja». Además, aboga porque un impuesto al consumo como el IVA sea unificado en toda la UE: «Clama al cielo que no haya un acuerdo en esta materia. Esta situación resulta caótica para los galeristas y para los clientes. No es ventajosa para nadie».
Toros

Un seguro de vida para la Fiesta

A pesar de cierto escepticismo, «dados los agravios comparativos que ha sufrido la Fiesta», el planeta taurino acogió con satisfacción «esta feliz noticia»: «La Tauromaquia es por ley Patrimonio Cultural, por lo que no cabe duda de que la rebaja debe aplicarse en nuestro sector», era el comentario general. Manuel Martínez Erice, empresario de Las Ventas, calificó de «buenísima» esta medida, «que ayudará a que haya más consumo de entradas al abaratarse su coste». El productor Simón Casas, uno de los integrantes de la empresa capitaneada por Alberto Baillères, expresó su entusiasmo: «Supone un seguro de vida para el futuro de la Fiesta, una protección para la calidad de programación y una política de precios más coherente». Enrique Ponce, figura del toreo, celebraba que «impere el sentido común, pues cuesta mucho dinero dar un espectáculo con ese impuesto; para las novilladas, el 21% de IVA, significaba su muerte». El ganadero Victorino Martín, conocedor de «la delicada situación del mundo del toro», se refirió a «la importancia de que se abarate el coste del espectáculo, lo que repercute en el precio de las entradas y en el espectador».

Buen IVA, mala uva
Jesus García Calero, Madrid

La medida es muy buena noticia pero llega lamentablemente tarde y con sabor electoral

Parece que las promesas se las lleva el viento… hasta que se acercan las elecciones. Lo que ha sido imposible durante dos años y medio, la bajada del IVA cultural, ya es un horizonte inmediato: el Gobierno ha decidido rectificar la subida del 8 al 21% tal y como las empresas de nuestra sufrida industria venían demandando. En la medida vieron dosis de resentimiento ideológico y abandono del sector a su suerte que nadie desmintió convincentemente. El Gobierno había cultivado en su jardín un divorcio con la cultura que esta medida aplaca.

La bajada hasta el 10% es una buena noticia, aunque llegue tan lamentablemente tarde. Para muchos ha sido un trago, como de vino barato, sin toques de cereza, ácido en boca con un retrosabor electoral que nadie ya se esfuerza en disimular. Sabor de mala uva (aunque buen IVA).

Es tarde porque las cuentas no salían: el 21% no había aumentado la recaudación de las arcas públicas, sino todo lo contrario, provocó una caída de facturación y el cierre de empresas. Pero los buenos resultados de taquilla de cine de 2014 sí aumentaron los ingresos, demostrando la importancia económica y simbólica del sector. ¿Por qué el Gobierno no revisó antes su política? ¿El 10%?

En Francia es el 5% porque la cultura es una cuestión de Estado. Aquí el Ministerio de Cultura sigue disuelto entre los problemas de Educación y Deporte. Un país con uno de los tres patrimonios artísticos mayores que existen, con una industria editorial volcada en dos continentes, el idioma que compartimos con más de 500 millones de personas, con creadores reconocidos en todo el mundo.

La cultura es el sector fundamental para fortalecer los vínculos que comparte toda sociedad y, más allá de los números, el Ejecutivo no puede despreciar el hecho de que el idioma español juega en los próximos años su carta global. Por eso un Gobierno que valore en su sentido más importante la Marca España debería haber sido más… cultural.

Por ABC.