9 diciembre, 2010

El IVAM expone en La Habana la obra de Wang Xieda y Cai Xiao Song

El Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) expone en el Museo Nacional de Bellas Artes de la  Habana la obra de los artistas chinos, Wang Xieda, y Cai Xiao Song,  que podrá visitarse hasta el  próximo 26 de enero.

Wang Xieda, a través de  las 12 esculturas y 14 dibujos caligráficos que integran la muestra,  plantea un recorrido por su  producción artística que nos permite apreciar la plástica de un artista que se aleja de la tradición figurativa y los límites de las estructuras artísticas tradicionales.  La obra de Wang Xieda, encuentra su equilibrio al combinar las técnicas clásicas en tinta y papel de las artes caligráficas tradicionales con una abstracción escultórica que recuerda a las vanguardias de occidente.

Wang Xieda (Liaoning, China 1968) es un escultor atípico que también expone sus dibujos, obras de gran tamaño, presentadas en papel de arroz y carboncillo sobre lienzo. Aunque sus moldes de bronce pueden remitir a los espectadores occidentales a las formas atenuadas e igualmente “dibujadas” en el espacio de Giacometti o David Smith, la escultura de Wang se deriva, dice, del maestro calígrafo del siglo cuarto Wang Xizhi. Esta transformación de lo bidimensional en tridimensional es análoga al empleo de sus propios dibujos de 1,2 metros de altura como el punto de partida de sus esculturas de menor tamaño: las representaciones abstractas de toros, pájaros o figuras humanas.

En los últimos veinte años, Wang Xieda que vive y trabaja en Shanghái, se ha dedicado al estudio del texto y la caligrafía; el artista no es un mero admirador de la China antigua sino de todas las civilizaciones antiguas del mundo.

La exposición de* *Cai Xiao Song (China,1964),* *està compuesta por un conjunto de 12 piezas, entre las que  destacan: seis “Stones” (piedras) realizadas en seda pintada con tinta china y agua; dos dibujos sobre papel representativos de la pintura tradicional  china de montaña y agua; una instalación  titulada “Década” compuesta por 1.100 piezas y que reúne diez años de la caligrafía del artista y, dos instalaciones de gran formato alusivas a los mapas de China y España realizadas con seda y metacrilato.

Cai Xiao Song trata de crear vínculos de interdependencia entre elementos que utiliza y, a su vez, entre las diferentes piezas individuales producidas y al hacerlo crea una especie de *collage*. De este modo también opone el medio ancestral de la pintura china al medio contemporáneo occidental creado por Braque y Picasso, el *collage*.

La muestra  supone un punto  de encuentro entre la cultura oriental y occidental. Ambas, aparecen definidas por lo que son, sin interferencias, conservando sus propias señas de identidad. Cai Xiao Song, a través de la reinterpretación, convierte los tesoros de la técnica del arte tradicional en símbolos de una nueva visión de la cultura china.