26 abril, 2011

El “Grupo Simancas”

Cabecera_Grupo_Simancas

Museo Patio Herreriano de Valladolid
Hasta el 23 de octubre de 2011

img_01El Museo Patio Herreriano y la Fundación Villalar-Castilla y León, administradora del legado del artista de origen chileno Jorge Vidal, presentan hasta el próximo día 23 de octubre en las salas 6 y 7 del Museo vallisoletano la exposición “Grupo Simancas: paisaje – color – expresión”, comisariada por Fernando Gutiérrez Baños, profesor de la Universidad de Valladolid.

Grupo Simancas es el nombre que la tradición crítica e historiográfica ha consagrado para un grupo de intelectuales y artistas que en el Valladolid de los años sesenta y setenta se afanaron en ampliar los horizontes de la cultura local.

La exposición “Grupo Simancas: paisaje – color – expresión” muestra obras de Félix Cuadrado Lomas, Jorge Vidal, Domingo Criado, Gabino Gaona, Fernando Santiago y Francisco Sabadell. Además, la muestra va a estar contextualizada por un importante conjunto documental que pone de relieve la relación establecida entre los pintores y un grupo de poetas que compartían inquietudes similares, entre los que destacan Justo Alejo, Ramón Torío o el más mayor Francisco Pino, con los que entraron en contacto a través de la librería Relieve. También se expone una interesante selección de carteles de la galería Jacobo realizados por los propios artistas y un documental realizado por Adán Santiago con entrevistas y con las atractivas tomas en Súper 8 de su padre Fernando Santiago.

En realidad, el pueblo de Simancas no fue sino la estación última de un periplo que se inició muchos años antes en torno a la mítica librería Relieve, fundada en 1951 por los hermanos Domingo y José Rodríguez, y que cuajó definitivamente en torno a la Sala de Arte «Jacobo», creada en 1966 por el pintor y galerista Fernando Santiago. Blas Pajarero (Pablo Rodríguez), hermano de Domingo y de José, se convirtió, junto con Jacobo (Fernando Santiago), en animador del grupo.

El traslado de muchos de sus miembros a Simancas a lo largo de los años setenta determinó el nombre por el que son conocidos por la posteridad.

Poetas, pintores, escultores, críticos… el Grupo Simancas fue, ante todo, un grupo de amigos carente de un planteamiento estético definido más allá de una apuesta por una plástica renovadora que condujo a sus miembros a explorar distintos lenguajes de la modernidad (en ocasiones, más contemporáneos, en ocasiones, pertenecientes a la más veneranda tradición de las vanguardias históricas).

Su compromiso con la tierra que los vio nacer se concretó en una reivindicación identitaria y esencialista de los campos de Castilla que se inserta en la mejor tradición paisajística del arte contemporáneo español.

Distintos por su bagaje formativo, por sus inquietudes e, incluso, por su propia dedicación a la pintura, esta exposición muestra la obra de los seis pintores que constituyen el núcleo del grupo.  Todos ellos representan un hito en la vida cultural y artística de Valladolid y de Castilla y León.

LA EXPOSICIÓN
La exposición puede verse en las salas 6 y 7 del museo. La primera de ellas está dedicada a Félix Cuadrado Lomas y Jorge Vidal.

Félix Cuadrado Lomas (1930), carismático y buen conocedor de la tradición pictórica universal y local, se convirtió, le guste o no, en el “maestro” que propició la formación del núcleo original del grupo. Su arte, de raíz cubista, representa la tierra y la tradición. Jorge Vidal (1943-2006), en cambio, representa la aportación exterior. Este artista chileno llegado a Valladolid en 1967 y asentado definitivamente en nuestra ciudad en 1976 realizó una obra colorista inserta en los debates más actuales sobre la creación pictórica.

img_02En la Sala 7 hallamos los retratos de los integrantes del Grupo realizados por Nacho Carretero y Beltrán, al entrar en la sala, junto a una proyección de más de 150 imágenes de la ciudad de Valladolid de los años años 60-80 en los que tuvo lugar el grueso de la actividad del grupo y muestran los lugares que frecuentaron los artistas.

La exposición recoge también ámbitos dedicados específicamente a cada uno de los artistas y su entorno. Domingo Criado (1935-2007), comunicador por naturaleza y por profesión, alumbró un arte expresionista cuajado de emoción que se manifestó en distintos medios, siendo capaz de integrar en una poética personal lo mejor de su entorno. En cuanto a Gabino Gaona (1933-2007), protagonista de primera hora del grupo junto a Félix Cuadrado Lomas, realizó un arte vitalista que supo evolucionar desde un expresionismo historicista hasta un expresionismo genuinamente contemporáneo.

Jacobo (1932), seudónimo y marca comercial por el que se conoce al pintor y galerista Fernando Santiago, realizó una obra de fuerte sentido plástico siempre truncada por sus sucesivas aventuras empresariales. El acuarelista y grabador Francisco Sabadell (1922-1971), mayor por edad y por trayectoria y prematuramente desaparecido, allanó el camino a las actividades del grupo por su estrecha relación con el mundo de la poesía y por su interés por el paisaje. Sus amigos mantendrían siempre vivo su recuerdo.

La vivencia de amistad que era la esencia del grupo encontró su mejor expresión plástica en las barcas de Nazaré. Esta localidad portuguesa se convirtió en destino preferido de veraneo para los miembros del grupo, aficionados a los viajes conjuntos. Allí disfrutaron de una vida genuina, aún no contaminada por el turismo y por el progreso.

Los pescadores del lugar utilizaban unas barcas muy características, de proa alta y pintadas de vivos colores, que se ofrecían, sin querer, como motivo para la creación pictórica. Encontramos barcas tratadas con rigor geométrico por Félix, con tensión expresiva por Gabino, con fuerza plástica por Domingo, con afán constructivo por Jacobo. Siempre las mismas barcas. Siempre distintas.

Documentación
Un cierto número de vitrinas convenientemente distribuidas por las salas muestra un rico elenco de material documental que ilustra sobre distintos aspectos de la vida del grupo y de sus integrantes.

La documentación es especialmente rica en el caso de Jacobo y en el caso de Francisco Sabadell. Con respecto a Jacobo, hace hincapié en su dimensión de galerista, mostrando fotografías y programas de exposiciones de la sala epónima, en Valladolid, y de la Galería Arcón A-7, en Simancas, que abrió sus puertas en 1972. Por sus muros pasaron todos los miembros del grupo, pero también otros artistas que llamaron la atención de su promotor, atento siempre a cuantas propuestas fueran alternativas, exóticas y, sobre todo, de calidad: una muestra de cine aficionado, una sesión de jazz, exposiciones de artistas gallegos y galleguistas e, incluso, de un artista irakí tuvieron cabida entre sus propuestas. Con respecto a Sabadell, la documentación hace hincapié en su dimensión de grabador, exhibiendo xilografías y aguafuertes de sus conocidas series Desnudos, Flores, Ex-libris y 7 poetas vallisoletanos junto a algunas de las planchas originales que se emplearon para su estampación. Su espíritu lúdico queda reflejado en el díptico e invitación de la cena auto-homenaje que él mismo se ofreció en 1969.

La Librería Anticuaria Relieve, que tan importante fue en los orígenes del grupo, se hace presente, asimismo, a través de la documentación: sus orígenes, con la figura de Domingo Rodríguez (hermano de José Rodríguez, “Pepe Relieve”, quien, actualmente, sigue al frente de la sexagenaria institución), sus publicaciones, entre las que destacan los entrañables Pliegos de cordel valisoletanos, o el grupo de poetas que se movió en su entorno (Francisco Pino, Justo Alejo, Ramón Torío…), cuyos libros eran a menudo  ilustrados por los artistas del grupo, quedan debidamente recopilados en una vitrina que no olvida al tercero de los hermanos Rodríguez: Blas Pajarero.

La aportación de Gabino Gaona a través de La Casa Vieja de Simancas que montó junto a María Calleja, la obra como grabador, ilustrador e, incluso, teórico de Félix Cuadrado Lomas o las múltiples facetas de la producción de Domingo Criado, siempre ávido de trabajar en cuantos medios pudieran tener un mayor impacto social (lo cual le llevó a practicar desde un penetrante humor gráfico para los medios de comunicación hasta diseños para soportes populares como carteles o pegatinas), completan la dimensión creativa de unos artistas de los que, de otra manera, tendríamos únicamente una visión parcial a través de sus lienzos.

SOBRE LA FUNDACIÓN VILLALAR-CASTILLA Y LEÓN
La Fundación Villalar-Castilla y León es una entidad cultural sin ánimo de lucro, cuyo objetivo esencial es acrecentar el sentimiento de pertenencia de los ciudadanos castellanos y leoneses a esta Comunidad Autónoma.

Impulsada por las principales fuerzas políticas con representación en las Cortes de Castilla y León, la Fundación inició su actividad al comienzo de la VI Legislatura Autonómica, poniendo en marcha distintas iniciativas, como premios de ensayo, becas de investigación, estudios de posgrado, campañas escolares, jornadas, congresos y publicaciones, en colaboración con distintas entidades y asociaciones representativas de los distintos sectores sociales de Castilla y León.

En su Patronato, como órgano de gobierno de la Fundación, están presentes la Junta y las Cortes de Castilla y León, así como los Partidos Políticos presentes en el Parlamento Autonómico, los Sindicatos más representativos, la Federación de Municipios y Provincias, la Federación de Cajas de Ahorro, junto con el Consejo Económico y Social y las Universidades de la Comunidad.

Para el cumplimiento de sus fines, la Fundación desarrolla múltiples actividades, que tienen como objetivo común conservar, promover y fomentar los valores culturales, históricos, artísticos y tradicionales de Castilla y León.

Chillida_exposicion