13 junio, 2014

El Gobierno declara conjunto monumental Monte Igeldo y el funicular

1401212573_375295_1401213184_noticia_normal

El decreto destaca la relevancia de las atracciones Río misterioso, Montaña suiza, y el Lago de barcas

El funicular y el Parque Monte Igeldo de San Sebastián han sido declarados por el Gobierno vasco como bienes culturales en la categoría de conjunto monumental al entender que conforman un “escenario físico a proteger”. La calificación no interpreta esta unidad cultural como la suma de elementos aislados, sino que comprende su contexto territorial por lo que destacas que “para la debida protección y puesta en valor de este conjunto de bienes es necesaria la delimitación de un entorno que implica la protección de los espacios adyacentes, para preservar su carácter originario así como la unidad del propio conjunto”.

El decreto aprobado por el Gobierno protege la propia infraestructura del funicular con sus equipamientos esenciales (trazado, maquinaria, vehículos y edificaciones), así como el soporte en el que se implanta, incluyendo una franja de terreno a cuatro metros a cada lado del eje del trazado de la infraestructura. También se incluye el parque con el entorno urbanizado que lo circunda y un área de terreno circundante que con su extensión, que agrupa todos estos elementos y “garantiza su comprensión y protección”.

La delimitación propuesta tiene por objeto preservar los valores del conjunto del funicular y parque Monte Igeldo, donde la infraestructura es el eje articulador de esta unidad cultural que conforma un “escenario físico a proteger”. Dentro de esta área delimitada, se consideran de “especial protección” varios elementos. En el apartado del patrimonio arquitectónico se incluyen las estaciones inferior y superior del funicular, el edificio del torreón y los elementos de época del parque (barandillas de fundición, fuente de fundición, anuncios antiguos).

En cuanto al patrimonio viario y ferroviario se refiere, son de especial protección la infraestructura del funicular, el trazado, el sistema de cruzamiento, el soporte viario y las características de equipamiento como ancho de vía, materiales o secciones. Además, son elementos de “singular relevancia” adscritos al parque la plataforma-mirador del parque, así como tres atracciones del parque: el Río Misterioso, la Montaña Suiza, y el Lago de Barcas. Entre los bienes muebles, se considerarán como elementos de “singular relevancia” el carácter original de la infraestructura del funicular como objeto tecnológico, el modo de funcionamiento, los vagones, anuncios de época y placas.

El funicular de Igeldo fue inaugurado el 25 de agosto de 1912, por la Reina María Cristina, y la firma suiza Von Roll Fonderie de Berne, especialista del sector. Esta compañía equipó la línea, pero se construyó bajo el diseño del ingeniero Emilio Huici y la dirección de obra del también ingeniero Severiano Goñi, para facilitar el acceso a la parte alta del monte Igeldo. Cuenta con una longitud total de 312 metros, y salva un desnivel de 151 metros. Consta de dos vagones o vehículos que se deslizan sobre traviesas metálicas y que están unidos entre sí por un cable tractor.

Por El País