6 febrero, 2017

El atacante del Louvre es un egipcio de 29 años con visado de turista

Captura de pantalla 2017-02-06 a las 18.06.25

El hombre ha resultado herido grave después de que le dispararan unos soldados a los que ha intentado agredir

Un hombre armado con dos machetes ha resultado herido grave de bala en las proximidades de la entrada al museo del Louvre después de que le dispararan unos soldados a los que ha intentado agredir. El prefecto de Paris, Michel Cadot, ha informado de que el atacante ha gritado Allahu Akbar (Alá es grande) cuando se abalanzó sobre los militares. Ha sido identificado como un egipcio de 29 años al que le habían concedido en Dubai una visa para entrar en Europa.

Para el Gobierno, es “una tentativa de ataque terrorista” y así lo presentó también el fiscal antiterrorista, François Molins. El autor del ataque, “con un machete en cada mano”, ha dicho Molins, “estaba muy decidido”. Primero atacó a un soldado, al que le golpeó en la cabeza hiriéndole levemente. Atacó sin alcanzarle a un segundo militar y, tras varios balazos de advertencia, uno de los soldados le disparó al vientre y lo dejó tendido en el suelo herido de gravedad.

El grave incidente se produjo en la zona comercial del subterráneo en el que están las principales entradas al museo. En el momento del ataque, poco antes de las diez de la mañana, se encontraban dentro del museo varios centenares de personas, que fueron conducidas a zonas de seguridad en los sótanos del edificio. La policía cortó al tráfico las calles adyacentes y las estaciones de metro más cercanas. A mediodía, los visitantes del museo salieron por grupos al exterior acompañados por policías.

Aunque el Louvre permaneció cerrado el resto de la jornada, la ministra de Cultura ha dicho que reabrirá el sábado. Los soldados agredidos patrullaban la zona conocida como Carrousel du Louvre dentro del despliegue antiterrorista del Ejército en el que participan más de 9.000 militares.

El atacante, identificado como Abdalá El-Hamahmy, había solicitado en el consulado francés de Dubai en octubre del año pasado un visado para entrar en Europa. Se lo concedieron al mes siguiente y aterrizó en el aeropuerto Charles de Gaulle de París el pasado 26 de enero procedente de Dubai, según precisó Molins. El 27, alquiló un apartamento para una semana por 1.700 euros en el distrito octavo de la capital francesa, así como un coche hasta el 5 de febrero. El día 28, compró por 600 euros los dos machetes en una armería de la plaza de la Bastilla.

Funcionarios de la fiscalía antiterrorista se han hecho cargo de las investigaciones. “Es una tentativa de asesinatos” de carácter terrorista, ha dicho en un comunicado la fiscalía. El gobernador militar de París, Bruno Le Ray, lo ha denominado “un ataque voluntario”, pero el primer ministro, Bernard Cazeneuve, ha dicho que se trata de “una tentativa de ataque de carácter terrorista” y ha felicitado a los soldados por su reacción.

También el presidente, François Hollande, ha destacado en un tuit “el coraje y la determinación” de los soldados. A primera hora de la tarde, las autoridades aún no habían difundido datos sobre la identidad del atacante. Marine Le Pen, la líder del ultraderechista Frente Nacional, lo ha relacionado ya con el terrorismo yihadista. En un tuit, ha expresado su apoyo a los militares que se enfrentan en primera línea “a la amenaza y la barbarie islamistas”.

Se da la circunstancia de que est viernes ha hecho exactamente tres años que un individuo entonces detenido atacó en Niza con un cuchillo a tres militares que vigilaban una sinagoga. En aquel caso, los soldados, uno de los cuales resultó herido, no dispararon y el atacante fue detenido por la policía.

El portavoz de Interior, Jean Pierre Henry Brandet, ha recordado esta mañana en las inmediaciones del Louvre que hay el nivel de amenaza terrorista en Francia sigue siendo “fuerte”. De hecho, Francia se encuentra en estado de emergencia desde noviembre de 2015. En ese estado de excepción, la policía puede detener a sospechosos, registrar domicilios o imponer residencias obligadas a presuntos relacionados con organizaciones terroristas.

Por Carlos Yárnoz para El País