22 noviembre, 2013

Dos Sorollas no encuentran comprador en Londres

Sorolla

Tras la resaca de las subastas de arte contemporáneo de la semana pasada en Nueva York, que fueron de infarto y batieron todos los récords, las aguas han vuelto a su cauce y el mercado ha recuperado la serenidad. No han ido las cosas muy bien para Sorolla, pese a ser un artista que gusta mucho en el mercado y suele conseguir muy buenas cotizaciones. Su obra «La llegada de la pesca» se ha vendido en Londres por 188.500 libras (224.805 euros) en una subasta celebrada en Sotheby’s. Fue adquirida por teléfono por un comprador privado europeo, dijo a Efe un portavoz de la casa de subastas, sin revelar más detalles. El precio se ajustó a las estimaciones de Sotheby’s, que había fijado su precio de salida entre las 150.000 y 250.000 libras (entre 180.000 y 300.000 euros).

En cambio, durante la puja dedicada a la pintura europea del siglo XIX, quedaron sin comprador dos Sorollas. Uno de ellos fue «Playa de Valencia» (1910), que partía con una estimación de entre 700.000 y 1.000.000 de libras (de 834.000 a 1,1 millones de euros). El lienzo, que perteneció al filántropo y empresario Frederick Forrest Peabody, fue exhibido en Estados Unidos en 1911 junto a «Buscando mariscos», vendido el pasado día 8 en Nueva York por 4,8 millones de dólares (3,5 millones de euros). El otro cuadro que no logró comprador fue «Barcas en la playa» (1894), cuya estimación oscilaba entre 300.000 y 420.000 euros.

Un Rossetti de récord

También en Sotheby’s destaca la venta de la «Proserpina» de Dante Gabriel Rossetti, que se remató en 3.274.500 libras (3.908.880 euros), récord para una obra del pintor británico. El bellísimo cuadro, considerado trascendental del movimiento prerrafaelita, es una de las imágenes más reconocidas a nivel internacional del siglo XIX. Ha sido adquirido por un coleccionista privado del Reino Unido, cuya identidad no fue revelada. El propio pintor lo consideraba el más hermoso de todos sus trabajos. La modelo de la obra es Jane Morris, la esposa del artista británico William Morris.

Rufino Tamayo, valor seguro

Por otra parte, el pintor mexicano Rufino Tamayo fue el gran protagonista de la subasta de arte latinoamericano celebrada en la casa Christie’s de Nueva York, con la venta de cuatro de sus obras por un total de 1,8 millones de euros, entre los que destacó «Mujer alcanzando la luna», adjudicado en 1,4 millones de dólares (1,07 millones de euros).

Tamayo, cuyo cuadro «Trovador» sigue siendo la obra más cara en subasta de un artista latinoamericano (5,3 millones de euros), volvió a triunfar con este óleo de influencias cubistas que pintó en 1946 y que pertenecía al Museo de Cleveland.

La gran sorpresa de la subasta de Christie’s vino de la mano del también brasileño Abraham Palatnik, que quintuplicó el precio estimado de su «Sequencia visual S-51», al ser adjudicada por 584.000 euros, y estableció un nuevo récord para el artista.

Por ABC.