7 mayo, 2013

Dos décadas de Tallers Oberts

Pintors Canet 22

Teresa Mas de Roda es una chef conceptual. Organiza eventos gastronómicos temáticos personalizados: cenas minimalistas, barrocas o al estilo de la Roma Imperial, que no solo alimentan el cuerpo, sino también la mente, activando imaginación, creatividad y fantasía. Sin embargo, este fin de semana esta atípica chef se dedica a vender collagesfotográficos y espejos con marcos antiguos que ha intervenido, convirtiéndolos en asequibles poemas objeto. Su garaje-taller forma parte del circuito de Sarrià Sant Gervasi, que este fin de semana da el pistoletazo de salida —con Gracia y Farró Putxet— a Tallers Oberts, la veterana manifestación que abre al público unos 200 talleres de Barcelona, con el objetivo de acercar arte y artesanía a la ciudadanía y dar a conocer procesos creativos habitualmente ocultos.

El próximo fin de semana (10, 11 y 12 de mayo) tomarán el relevo Poble Sec y Ciutat Vella, donde Tallers Oberts nació hace ahora dos décadas y el programa se cerrará con el circuito de Poble Nou, el 18 y 19 de mayo. Además cada día a lo largo de las tres semanas en los centros cívicos de los barrios involucrados es posible visitar una exposición de los creadores de la zona, mientras que en la sala del FAD, Síntesis reúne una selección de las mejores obras junto con piezas de artistas alemanes. “Tras el éxito de la experiencia con talleristas de Berlín y Ámsterdam, continuamos el intercambio con Múnich”, indica Madga Polo, directora de Tallers Oberts y presidenta de A-FAD (Artistas y Artesanos del Fomento de las Artes y del Diseño), la entidad que los organiza.

Tallers Oberts Sarrià Sant Gervasi se incorporó a la manifestación hace ya once años. Bien señalizado y cómodo de recorrer, gracias a varias calles peatonales, el circuito reúne 24 espacios, que ofrecen una buena panorámica de la creatividad del distrito y de su diversidad. Pintura, fotografía, dibujo y escultura son los trabajos más frecuentes, pero no los únicos, como demuestra la ecléctica creatividad de Mas de Roda, capaz de expresarse en soportes tan distintos como una comida o un marco de madera. No lejos de su garaje se encuentra el taller Init de Maria Elisabetta Longone, una napolitana afincada en Cataluña desde hace años, que se dedica a los tejidos para la casa pintados a mano, a menudo por encargo.

También lleva muchos años aquí la brasileña Selma Leal que ha abierto el Atelier Leara, un laboratorio de joyas personalizadas, realizadas aprovechando las peculiaridades de los metales y las piedras, tal y como demuestra la serie de paisajes trazados sobre ágatas. Los artistas que se dedican a las disciplinas más tradicionales, intentan abordarlas desde nuevas perspectivas. Es el caso de las pinturas meditativas y los mandalas que la psicóloga Rosa Maria Torralba utiliza para realizar sus sesiones de arteterapia y de las esculturas de materiales de desecho, que Eduard Palaus exhibe en Gerbard, un restaurante-teatro-sala de exposiciones, que continuará abierto también cuando Tallers Oberts cierre sus puertas.

Por Roberta Bosco en El País.