13 junio, 2014

Diez claves para entender a Le Corbusier

corbusier

Hijo de un esmaltador de relojes y una pianista, nació en 1887 en La Chaux-de-Fonds, localidad situada en el corazón del macizo del Jura, en Suiza, rodeada de montañas y paisajes espectaculares. Y murió en 1965 en Roquebrune-Cap-Martin, en plena Costa Azul francesa, otro lugar privilegiado, donde construyó su propio paraíso y su último refugio: una pequeña cabaña. Falleció en una playa cercana a ella. No es de extrañar, pues, que su arquitectura esté profundamente arraigada en la naturaleza, el paisaje, el entorno. Admirador de Lloyd Wright y amigo de Mies van der Rohe y Walter Gropius, fue un hombre orquesta de las vanguardias del siglo XX. Tocó casi todos los palos y todos con gran tino: arquitecto, urbanista, pintor, dibujante, diseñador de mobiliario, escritor, editor, fotógrafo, cineasta… Sus ideas, siempre radicales. Su verdadero nombre era Charles-Édouard Jeanneret, pero lo cambió por Le Corbusier -nombre con el que ha pasado a la Historia- para potenciar su ambiciosa personalidad con ese pseudónimo, tomado en los años 20 del apellido de su abuelo materno.

LEE AQUÍ EL ARTÍCULO COMPLETO

Por Natividad Pulido en ABC.