19 noviembre, 2013

Defensa trasladará a Madrid tres siglos de planos históricos de Andalucía

ArchivoMilitar

El plano del frente de tierra de la plaza de Cádiz que en 1724 realizó el marqués de Verbón, el proyecto de 1729 del patio principal de la Real Fundición de Artillería de Sevilla o el plano de San Roque y su caserío firmado por Antonio Matamoros en 1846 son algunos de los documentos históricos que se conservan en Sevilla, en el Archivo Intermedio Militar Sur del Ejercito de Tierra, y que el Ministerio de Defensa ha decidido trasladar a Madrid.

Entre los 4.272 metros lineales de documentación que custodia el archivo destacan 6.295 planos históricos de los siglos XVIII al XX, un patrimonio que, hasta hace dos meses, ha estado disponible para los investigadores en su sede del Acuartelamiento de la Borbolla. Desde el pasado septiembre los investigadores no tienen acceso a estos documentos que ha ido atesorando el Archivo Sur y proceden no solo de su región militar —Andalucía y Murcia—, sino también de Extremadura y América.

Entre los más de 6.000 planos que Defensa planea trasladar al Archivo General Militar de Madrid se encuentran los de fortificaciones como la batería de Regla de Sanlúcar de Barrameda (1797) o el del cuartel de San Pedro en Sevilla (1822); pero también de otros edificios como el del castillo de Paymogo en Huelva (1835) o documentos fundamentales para entender el desarrollo urbanístico de algunas ciudades como el Plano tipográfico en que se demuestra los terrenos compartidos entre el río Guadalquivir y el cauze antiguo del mismo, realizado por Francisco Álvarez Benavides en 1825.

Los investigadores lamentan la decisión del Gobierno central

Aunque el traslado es legal, según el reglamento de archivos militares de 1998 —un archivo intermedio debe de recopilar la documentación que generan sus unidades durante de los últimos 20 años—, algunos investigadores consideran que muchos de esos planos son “patrimonio andaluz y deberían permanecer en la comunidad”.

“Estamos haciendo lo que dice la ley de archivos y es que, pasados 20 años, se debe remitir al escalón archivístico superior que es el Instituto de Historia y Cultura Militar de Madrid, del que dependen los archivos de Segovia, Guadalajara y Ávila”, explica el coronel Jaime Prendes, director del Centro de Historia y Cultura Militar Sur, una institución que agrupa también a los museos y bibliotecas militares en la región.

“El proceso es lento porque es un material muy delicado que, en algunos casos necesita restauración. Lo estamos haciendo con los medios de los que disponemos y no sabemos si a final de año podrán salir 300 o 400 planos. De momento, no ha salido ningún lote”, añade el coronel Prendes.

De los 6.295 planos que custodia el cuartel de la Borbolla, 3.243 están exentos (no están vinculados a su expediente original) ya que provienen del museo militar o del acuartelamiento de Camposoto en San Fernando (Cádiz), anterior ubicación del archivo.

“No puedo decirle si se trata de una merma del patrimonio andaluz porque es todo patrimonio de España y, entre ellos, hay muchos documentos que proceden de América o de otras regiones y que, por distintas circunstancias, han llegado a Sevilla”, apunta Jaime Prendes. Según el director del Centro de Historia y Cultura Militar Sur, el Ministerio de Defensa está acelerando el proceso de catalogación y digitalización de los documentos históricos para que formen parte de una futura biblioteca virtual. Pero, mientras tanto, toda esa valiosa información permanecerá empaquetada e inaccesible a los investigadores.

Por Margot Molina en El País.