8 mayo, 2014

Christie’s arranca la temporada de subastas con un marcado acento español

christies

La sede de Christie’s en Rockefeller Center dio ayer el pistoletazo de salida a las grandes subastas de la primavera. En la noche dedicada al arte impresionista y moderno, Christie’s consiguió la mayor venta en esta categoría desde 2010, en la que Monet alcanzó el precio más alto con una de sus pinturas de nenúfares.

El cuadro del pintor francés, ejecutado en 1907, cuando tenía 66 años, fue adjudicado por 27 millones de dólares, dentro de la estimación de entre 25 y 35 millones de dólares.

La velada tuvo un marcado acento español, sobre todo por los trece lotes de Pablo Picasso que Christie’s sacó a la puja. Todos ellos se vendieron, excepto uno, y el que alcanzó el precio más alto fue «Portrait de Femme (Dora Maar)», que llegó a los 22,5 millones de dólares. A pesar de esta astronómica cifra, el resultado fue algo decepcionante, ya que, como en el caso del cuadro de Monet, la estimación estaba entre 25 y 35 millones de dólares.

Otros dos cuadros del maestro malagueño se colaron entre los diez cuadros más caros de la noche: «Deux femmes et enfant» se vendió por 13 millones de dólares, mientras que «Femme nue couchée au collier» alcanzó los 11,1 millones. En total, los compradores depositaron 87 millones de dólares por obras de Picasso.

Joan Miró también se coló en ese «top ten», con «Le serpent à coquilicots traînant sur un champ de violentes peuplé par des lézards en deuil», vendido por 12,4 millones de dólares. Por su parte, «Moment de Transition», de Salvador Dalí, fue adjudicado por 9,1 millones de dólares.
Moderación en las pujas

La tónica de la noche fue la moderación en los precios finales de los lotes, que en su mayoría estuvieron en la franja inferior de la estimación. La excepción fue Modigliani y su «Jeune homme roux assis», que alcanzó los 17,6 millones de dólares, con una estimación de entre 8 y 12 millones.

La ausencia de grandes pujas que dispararan los precios por encima de las estimaciones no fue obstáculo para que Christie’s recaudara un total de 285,8 millones de dólares, su mejor cifra para una venta de arte impresionista y moderno desde 2010, con un 89% de los lotes vendidos.

«Esta noche ha sido un claro testimonio del buen momento de nuestro mercado», aseguró Brooke Lampley, director de Impresionismo y Arte Moderno de Christie’s. Lampley apuntó que había recibido pujas «de todas partes del mundo», con pujadores de 36 países.

Al menos dos de las obras del «top ten» fueron adquiridas por compradores asiáticos, incluyendo los «Nenúfares» de Monet. Lampley reconoció que este mayor interés refleja el «crecimiento del mercado asiático en general» y el reciente desembarco de la casa de subastas en China.

Hoy continúa el ciclo de subastas con la velada de su gran rival, Sotheby’s, que celebra también su gran venta de arte impresionista y moderno. Pero será la semana que viene cuando de verdad se tome la temperatura al mercado del arte. Las subastas de contemporáneo, que el año pasado consiguieron precios desorbitados para artistas como Francis Bacon, Andy Warhol o Jeff Koons, se celebrarán el 12 (Christie’s) y el 14 de mayo (Sotheby’s).

Por Javier Ansorena en El País.