5 marzo, 2013

Causan daños en la catedral de Santiago justo antes de un simulacro

Cuatro jóvenes entraron en el templo dando voces, tiraron una tapa de alcantarilla a la fachada y dañaron un tejado

El personal especializado resolvió la simulada emergencia en menos de una hora. XOÁN A. SOLER

La emergencia estaba prevista para las 11.30 horas, pero se adelantó. Cuatro horas antes de que el personal de la catedral de Santiago ejercitase un simulacro de incendio con heridos, la seguridad del templo tuvo que actuar de verdad cuando, a las 7.15 horas, cuatro jóvenes entraron dando voces en la basílica. «Venían de la movida y pensaban que esto era una discoteca», explica un vigilante.

No tardaron en echarlos, pero los jóvenes, envalentonados, quitaron una tapa metálica de una alcantarilla y la lanzaron contra la fachada causando desperfectos en una piedra y en una ventana. Después, en la capilla de la Corticela, se subieron al tejado desprendiendo varias tejas. Huyeron, pero la policía los está buscando.

Pasado el susto, se puso en marcha el simulacro programado. Y fue un éxito. El personal y los servicios municipales de emergencias demostraron pericia ante un incendio con cinco heridos. En seis minutos la catedral estaba evacuada, y en cincuenta, la emergencia resuelta.

Por Xurxo Melcho para La Voz de Galicia