22 enero, 2015

Carmen Thyssen: «Que mi colección siga en España depende de mí… y de mis herederos»

tita-thyssen

Cien personas aguardan a Carmen Thyssen en el Círculo del Liceo. La baronesa crea expectación y expectativas. Entre las segundas, mantener su colección en Madrid y desdoblarla en Barcelona. Para estos aspectos peliagudos pasa la palabra a Guillermo Solana. «Todos los museos han copiado nuestro modelo basado en el patrocinio. Ya no es posible sostenerse en los presupuestos del Estado», señala el director artístico del Museo Thyssen: ¿Subvenciones? «El Prado recibe 45 millones, el Reina Sofía 35 y nosotros… 5».

Más expectativas… Quien quiera saber si la colección Thyssen se quedará en España un año más gratis -el plazo expira en febrero- deberá lidiar con respuestas ambiguas: a estas horas la baronesa sigue negociando con el Gobierno. Alguien deja caer que en Estados Unidos y Rusia suspiran por la colección… «Yo estoy muy tranquila. Que la colección siga en España depende de mí… y de mis herederos. Nadie sabe qué ocurrirá en el futuro», contesta la baronesa.

Si lo del Thyssen Madrid es confuso, el Thyssen Barcelona no ha pasado de las buenas intenciones. Hace años que se habla de instalar fondos del museo y la colección de Carmen Thyssen en los pabellones Alfonso XIII y Victoria Eugenia, al pie del Palacio Nacional de Montjuïc, sede del MNAC: «Mi gran ilusión es estar en Barcelona, la ciudad donde nací», proclama la baronesa. No hay nada acordado -tercia Solana-: «La colección no se dividiría. Si hemos de compartirla entre Madrid y Barcelona se hará con un sistema de rotación». La baronesa espera que el interés del gobierno catalán por su colección sea real: «Por su carácter turístico, Barcelona necesita la colección internacional Thyssen…»

Carmen Thyssen reafirma su «savoir faire» de coleccionista para que Estado y Generalitat tomen nota: «Recibo todos los catálogos de subastas internacionales y sé perfectamente cómo va el mercado». Sin cifras que llevarse a la boca, cada uno intenta llevar el ascua a su sardina. ¿Qué cuadros elige de su colección? inquiere el crítico J. F. Yvars: «Un Tintoretto y el “Mata Mua” de Gauguin», responde la baronesa. «Usted es nuestra coleccionista pop… ¿Vendría a hacer un Chester para explicar el arte a los que no tenemos repajolera idea?», propone Risto Mejide y Tita acepta sonriente: «¡Sí que vendré al Chester!». ¡Por fin algo concreto! Una señora propone un fandango de Huelva en honor a la baronesa. La cantaora se llama Isolda. Por algo estamos en el Liceo.

Por Sergi Doria en ABC.