13 septiembre, 2013

CaixaForum Zaragoza, en su recta final

caixaforum

El alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch; el director general de la Fundación «la Caixa», Jaime Lanaspa; el director territorial de «la Caixa» en Aragón, Navarra y La Rioja, Raúl Marqueta, y el arquitecto Samuel Arriola, del Estudio Carme Pinós, dieron a conocer ayer la evolución de las obras de construcción de CaixaForum Zaragoza, el nuevo centro cultural, social y cívico de la Obra Social «la Caixa» en la ciudad.

En septiembre de 2010, el presidente de «la Caixa» y de la Fundación «la Caixa», Isidro Fainé, presidió el acto de colocación de la primera piedra de CaixaForum Zaragoza. Ahora, tres años después, la Obra Social aborda la fase final de la construcción del edificio. CaixaForum Zaragoza estará situado en pleno centro de Zaragoza.

La parcela donde se edifica CaixaForum Zaragoza cuenta con un área de 4.407 metros cuadrados. La superficie construida total de que dispondrá el centro social y cultural de «la Caixa» alcanzará los 7.000 metros cuadrados.
Las obras, a buen ritmo

Las obras avanzan al ritmo previsto y, en la actualidad, una vez levantada la estructura del edificio, los trabajos se concentran en el montaje de las fachadas y cubiertas, que constituyen los elementos más complejos y costosos del proyecto.

En las plantas bajo rasante, se trabaja en los acabados acústicos del auditorio y en el del resto de las zonas comunes. Las salas de exposiciones de las plantas primera y segunda cuentan ya con cerramientos interiores y falsos techos terminados, iniciándose próximamente la ejecución de sus solados. La terraza-mirador de la planta tercera está completamente finalizada, y en el restaurante de la misma planta ya son evidentes los espacios de cafetería y comedor, así como la cocina. Durante el cuarto trimestre de 2013 se procederá a la ejecución de los acabados, instalación del equipamiento y montaje de las actividades expositivas.

La visita a las obras ya ha permitido vislumbrar que CaixaForum Zaragoza será un edificio abierto a la ciudad. Desde el primer momento, Carme Pinós planteó una ambiciosa combinación entre la introspección necesaria para las salas de exposiciones y su conexión con la ciudad gracias a la singularidad de la forma del edificio y a la creación del espacio público que supondrá.

Edificio innovador

El edificio se desdobla en dos estructuras geométricas elevadas de grandes dimensiones que albergarán las salas de exposiciones, generando un espacio público enmarcado en el nuevo parque de El Portillo. Gracias a esa estructura singular, CaixaForum Zaragoza «levitará», convirtiéndose en un monumental elemento escultórico dentro del gran «pulmón verde» de 45.000 metros cuadrados de superficie con que contará la capital aragonesa.

Las dos grandes salas de exposiciones se encuentran suspendidas a distintos niveles, de modo que los visitantes podrán contemplar la ciudad al desplazarse de una a otra. En lo más alto se situarán la cafetería y el restaurante, con vistas al nuevo parque urbano. En el lado contrario, y gracias a la diferencia de niveles entre salas, se creará una terraza que tendrá vistas panorámicas a la zona de la Expo’08.

Dada la estructura del edificio, la planta baja podrá ser abierta y transparente, integrando el amplio vestíbulo de entrada y la tienda-librería. Un jardín dará acceso al auditorio, situado en el subsuelo.

El edificio, emblemático e innovador, está llamado a convertirse en un punto de referencia de Zaragoza. En él tendrán cabida, entre otras iniciativas, exposiciones, festivales de música y de poesía, arte multimedia, debates, talleres educativos y familiares…

Por ABC.es