18 agosto, 2017

La Generalitat rechaza devolver las obras de Sijena: “Tendrán que ir con la policía judicial”

20170731-636371075324718060_20170731142216-k2nD-U43614003477rSC-992x558@LaVanguardia-Web

El conseller Lluís Puig: “No podemos admitir que se haga una injusticia, cuando todo se ha hecho documentado y demostrado”

El conseller de Cultura de la Generalitat, Lluís Puig, ha reafirmado su negativa a devolver las 44 piezas de arte sacro del Real Monasterio de Sijena (Huesca) que se encuentran en el Museu de Lleida: “Tendrán que ir con la Policía Judicial y cargarlas”, ha remachado, frente a las reclamaciones de Aragón.

La Generalitat no entregó esas obras a finales de julio, cuando acabó el plazo, y Puig lo justifica en que la sentencia no es firme y que la Audiencia Provincial no ha resuelto los recursos que han presentado. Ha subrayado además que esta audiencia reconoció días antes que el consorcio del Museu de Lleida es el depositario de las obras.

En una entrevista de TV3, Ha dicho que el Ejecutivo catalán sigue pensando tienen la razón, tanto moral como de justicia: “Tendrán que ir con la policía judicial y cargar las obras”, y que no pondrán barricadas ante el museo porque no es su estilo, pero sí que harán todo lo posible legalmente para evitar esta situación.

”No podemos admitir que se haga una injusticia, cuando todo se ha hecho documentado y demostrado” ha asegurado, y ha indicado que las obras están cerca de Sijena, abiertas al público que quiera verlas, mientras que hay otras en otros lugares del resto de España que están a horas en coche.

Huelga de trabajadores de museos

También se ha referido a la huelga de trabajadores de museos barceloneses que empezó este miércoles y ha dicho que “hay que analizar si los sueldos de los trabajadores son justos”, aunque se trata de un tema no solo del ámbito cultural, sino global.

Puig ha apuntado que en los últimos años de fuerte crisis se han bajado los sueldos de trabajadores de muchas empresas, no solo las contratadas por la administración, para ser más competitivas y superar las dificultades, y, con el mayor crecimiento actual, ha dicho que entiende que muchos quieran recuperar parte del poder adquisitivo.

Ha reflexionado sobre que en el actual sistema cultural público compartido entre Generalitat, diputaciones y ayuntamientos, las condiciones de los trabajadores son responsabilidad compartida y preocupan a todos, no solo las de los museos afectados actualmente, sino también de teatros y otros equipamientos.

En las actuales protestas en museos se cuestiona que el personal de servicios sobre la acomodación y visitas guiadas sea contratado a empresas externas: “Es un cambio de modelo importantísimo” que tendría que abordarse a nivel catalán, ha sostenido, y al ser preguntado por si incrementaría los costes que pasara a ser personal fijo, ha dicho que lo que debe preocupar es la calidad del servicio a las personas.

Noticia original de La Vanguardia