28 febrero, 2014

Estudio ESYS: “Necesidades de formación en el sector de la seguridad”

seguridad-privada

La Fundación Empresa, Seguridad y Sociedad (ESYS) ha realizado un estudio sobre las necesidades de formación del Sector de la Seguridad presentado esta semana en SICUR.

En España hay alrededor de 400.000 profesionales que realizan su actividad profesional en la Seguridad Física Privada y Pública y en lo que viene llamándose Ciberseguridad. Las exigencias formativas se han venido fijando en la ley y reglamentos de la Seguridad Privada y en las bases de las convocatorias de los distintos Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Existen cientos de centros de formación sujetos a normativas específicas, pero la enseñanza oficial ha participado hasta el momento de manera marginal.

Además, el Anteproyecto de Ley de Seguridad Privada incorpora la Formación Profesional y las Enseñanzas Universitarias como base de conocimientos de los distintos profesionales del sector. Por ello, la Fundación ESYS ha puesto en marcha el estudio sobre las necesidades de formación en el sector de la Seguridad en España. La oferta formativa es bien conocida, así como las exigencias reglamentarias, pero hasta ahora no se han considerado la necesidades formativas de los usuarios y prestadores de Servicios de Seguridad.

INFORME ESYS – Necesidades de formación en el sector de la seguridad

Conclusiones del estudio

A modo de resumen, y en base a las informaciones obtenidas hasta la fecha de la edición, las principales conclusiones del estudio realizado se concretan en dos:

·Es absolutamente necesario que la formación de los profesionales del sector de la Seguridad, en sus diferentes niveles y especialidades, sea cuanto antes responsabilidad del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

·Es deseable que, en la mayoría de los casos, el Ministerio del Interior acredite a los profesionales egresados de la formación académica para el ejercicio de las diferentes profesiones de la Seguridad

Las conclusiones alcanzadas respecto de la formación de cada grupo analizado se expresan a continuación, y contrastan fuertemente con la situación actual.

Técnicos y Operadores de Seguridad

·Dada la diversidad, parece aconsejable un primer ciclo, correspondiente al nivel Medio de Formación Profesional, común y centrado en conocimientos básicos de Seguridad.

·El segundo ciclo de Grado Superior, el que permite obtener la titulación necesaria para cada una de las especialidades, debiera ser específico para cada actividad, incluyendo la de la Seguridad Pública.

·Los contenidos debieran ser aprobados por el Instituto Nacional de las Cualificaciones (INCUAL).

·El paso de la situación actual de formación de este colectivo a la propuesta se hará de manera gradual con la posibilidad de homologación de los Centros de Formación actuales.

·Independientemente de los profesionales que se integren en la Seguridad Pública, en el caso de los que presten servicios en contacto directo con los Fuerzas y Cuerpos de Seguridad Pública, como los Vigilantes y Escoltas y los Operadores de CRA (Centro de Recepción de Alarmas) y SOC (Security Operation Center), parece conveniente que deban ser registrados en el Ministerio del Interior y dotados de una responsabilidad legal específica.

Ingenieros de Seguridad

·Deben tener formación académica universitaria oficial de Grado, y una especialización mediante Máster.

·Los contenidos de esta formación universitaria deben incluir aspectos de tecnología, de legislación aplicable y de metodología de análisis de riesgos y criterios de protección.

·Dada la responsabilidad de estos profesionales y lo crítico de sus conocimientos, es recomendable no utilizar Títulos Universitarios Propios y que los contenidos sean aprobados por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA).

·La responsabilidad de estos profesionales es menor que en el caso de los Directores y Jefes de Seguridad, por lo que el papel del Ministerio del Interior no parece tan necesario, en el sentido de registrar a los titulados para el ejercicio profesional.

Directivos de Seguridad

·Deben tener formación académica universitaria oficial al menos de Grado, siendo recomendable Grado y Máster especializado como enseñanzas complementarias.

·Los contenidos de esta formación universitaria deben incluir aspectos de gestión y, en todo caso, deben ser aprobados por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA).

·El paso de la situación actual de formación de este colectivo a la propuesta se hará de manera gradual, con la posibilidad de homologación de los Centros de Formación actuales.

·El papel del Ministerio del Interior debe centrarse:

o en el registro de los egresados de estos estudios que deseen acreditarse para el ejercicio profesional de la Seguridad, estando por ello sujetos a responsabilidades legales específicas.

o la acreditación de la capacidad para desempeñar dichos puestos, dirigida a profesionales con experiencia en estos roles, que pueden solicitar la acreditación como Directivos de Seguridad sin tener que realizar una formación académica de Grado.

Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado

·Los aspirantes a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en la Escala Básica deben tener, al menos, estudios de Formación Profesional.

·Dada la diversidad (policías locales, autonómicas, policía nacional, guardia civil), parece aconsejable un primer ciclo, correspondiente al nivel Medio de Formación Profesional, común y centrado en conocimientos básicos de Seguridad.

·El segundo ciclo de Grado Superior, el que permite obtener la titulación necesaria para cada una de las especialidades, debiera ser específico para cada tipo de policía.

·Los contenidos debieran ser aprobados por el Instituto Nacional de las Cualificaciones (INCUAL).

·Los aspirantes a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado de la Escala Ejecutiva deben tener estudios de Grado universitario.

·El paso de la situación actual de formación de este colectivo a la propuesta se hará de manera gradual, con la posibilidad de homologación de los Centros de Formación actuales para los estudios de Formación Profesional.