26 noviembre, 2014

¿Velamos de verdad por la protección del patrimonio?

jesus-alcantarilla-2

Por Jesús Alcantarilla en Seguritecnia

Los actores del “patrimonio” tenemos la obligación y la responsabilidad de conservar y proteger lo que nuestros antepasados nos han legado. Este patrimonio existente debe perdurar eternamente para las generaciones futuras.

Por seguridad patrimonial entendemos al conjunto de acciones emprendidas para proteger de cualquier riesgo, amenaza o vulnerabilidad a los visitantes de los museos y centros museológicos, al personal de estas instituciones y a las colecciones. La seguridad patrimonial afecta, y es afectada, tanto por el hecho de la custodia de las colecciones
como por las actividades de la institución.

La planificación y gestión de la protección del patrimonio tiene una importancia de primer orden, hasta el punto de que debería constituir la primera preocupación del gestor.
La formación en esta materia, asignatura obligada.

PROTECTURI entiende que lo principal sería vertebrar y canalizar los distintos problemas de alcance general y alertas derivadas de prácticas, o la falta de ellas, que fomenten la inseguridad.

La sociedad, las administraciones públicas, las entidades públicas y privadas tienen también un papel destacado en la prevención. Todos los agentes, tanto externos como internos, tenemos la obligación de velar por y para la conservación del patrimonio histórico, así como hacer realidad nuestra declaración de propósitos.

Nuestro contrato como asociación no sólo ha de ayudar a complementar la misión de la institución en determinar la realidad objetiva de las responsabilidades públicas, sino que debe ayudar a fortalecer las bases de las relaciones con las diferentes instituciones, sean gubernamentales, educativas o privadas, sin olvidar los museos. A medio-largo plazo debemos conseguir hitos cualitativos que integren la protección en los siguientes segmentos: colecciones, conservación y servicios al público.

Hay que ser positivos. Debemos seguir avanzando sin pausa, inspirando con sentido la misión principal de la institución en lo referente a la protección del patrimonio. Debemos
comunicar el mandato de la institución en la vía de la protección. Debemos dirigir nuestros esfuerzos hacia la consecución de las metas en el campo de la protección.

La nueva Ley de Seguridad Privada, y el nuevo reglamento que se está “cocinando”, nos tranquiliza en lo referente a los procesos de mejora, integrando el concepto de seguridad integral patrimonial.

Accede al artículo en PDF.