8 julio, 2014

Una vuelta de tuerca a lo industrial

1404237330_970934_1404238367_noticia_normal

Expertos del patrimonio y la Consejería de Cultura abordan planes para gestionar los bienes

En algún momento, alguien apagó el interruptor, cerró la puerta o simplemente se fue para siempre de su lugar de trabajo. Atrás quedaron las herramientas, máquinas e instalaciones que durante décadas fueron sus compañeras. Andalucía era tierra de aceite, vinos, salinas, azúcar, tabaco, vidrio, tejidos, sombreros, ladrillo, cal, corcho, mármol… de producción agropecuaria y metalúrgica. En algunos casos, lo sigue siendo, pero en otros lo que queda es el verbo en pasado y un edificio, una máquina, un utensilio o un trabajador que todavía es testigo vivo de esa historia. Los expertos en patrimonio industrial de la plataforma Fabricando El Sur reclaman más atención institucional a estos valores y se reunirán esta semana con la Consejería de Cultura para definir las estrategias que se asumirán en los próximos años para tratar los casos en peligro y encontrar aplicaciones que beneficien a la ciudadanía.

Cerca de los pueblos, dentro de las ciudades, por el campo y las orillas se encuentran instalaciones que en otro momento proporcionaron empleo y riqueza a las localidades andaluzas. Esas construcciones suman valor cada día que pasa por su antigüedad, pero también podrían generarlo si se les diera otra oportunidad. Aunque poco a poco su deterioro es mayor y su mantenimiento y recuperación más costosos. Además, su gestión es muy compleja. Este patrimonio podría tener incidencia en departamentos de Cultura, Turismo, Comercio, Medio Ambiente, Fomento, Agricultura… E infinidad de choques administrativos y de intereses entre instituciones y empresas. Su futuro pasa por convertirse en instalaciones sociales, industriales, artísticas o por reciclarse en centros comerciales o aparcamientos.

“Para gestionar el patrimonio necesitamos coordinación de todas las entidades y planes integrales, que todavía no existen. En Andalucía hay un patrimonio con un valor extraordinario y con una relevancia cultural de primer orden. Arrastramos un desfase abismal comparado con el resto de España y Europa”, reivindica el profesor de Patrimonio Julián Sobrino, que coordina la plataforma Fabricando El Sur, formada por más de 30 entidades, y también es portavoz del Comité Internacional para la Conservación del Patrimonio Industrial. En la reunión de esta semana plantearán los esbozos de un programa para el año Europeo del Patrimonio Industrial, que probablemente se celebre en 2015 y alertarán del estado de las azucareras malagueñas de Tarajal, Costa del Sol y Salobreña; de la industria minera de Peñarroya-Pueblonuevo (Córdoba), de Riotinto (Huelva) y del muelle onubense de Tharsis.

“El patrimonio industrial se enfrenta al desafío de ser valorado, restaurado y sobre todo, puesto a disposición de la ciudadanía para su uso social y beneficio”, detalla el profesor, doctor y patrono de la Fundación Patrimonio Industrial de Andalucía (Fupia) Francisco José Rodríguez, que destaca como actuaciones modélicas la de la Tate Modern de Londres, la Fábrica de La Cartuja de Sevilla o el complejo del Parque Minero de Riotinto en Huelva, que ha llegado a registrar 80.000 visitas al año y a generar una media de facturación de 400.000 euros.

En los 1.600 metros cuadrados visitables de este complejo se incluyen un museo minero, un viaje por la vía de ferrocarril que llevaba el mineral, la entrada a una galería y el paseo por otros edificios que recrean una vida industrial con 5.000 años de historia. “El turismo era inexistente en esta zona pero desde que empezamos, en los años 80, lo hemos revitalizado. Contamos con una plantilla de cerca de 20 trabajadores y tenemos un departamento histórico y científico. Ahora trabajamos en un proyecto conjunto con la Nasa”, destaca José María Mantecón, director de la fundación sin ánimo de lucro que gestiona este parque, que cuenta con el premio Henry Ford a la Conservación del Patrimonio (1998) y el Premio de Patrimonio Cultural de la UE Europa Nostra en 2003. “Somos orgullosos depositarios del patrimonio andaluz y el objetivo es que se disfrute este valor, que es de todos”, añade Mantecón.

El patrono de la Fupia destaca que los organismos oficiales están poniendo paulatinamente en marcha iniciativas para darle valor a estos bienes, pero alerta de que hay que definir las estrategias. “Por ejemplo, antes la maquinaria se tiraba a la chatarrería, o en un afán por darle salida, se ha situado en glorietas, sin contextualizar, deteriorándose”, explica. A mayor escala, el futuro de las fábricas de tabacos de Altadis son un ejemplo de la complejidad de tramitación. Para Rodríguez, la de Málaga arrastra hasta el momento una gestión desafortunada por la diversificación de su contenido, la falta de reclamo concreto y de vínculos con la industria tabaquera. En Sevilla, los terrenos llevan siete años sin uso y en Cádiz falta financiación para ponerlos en marcha de nuevo.

El Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico comenzó hace seis años un inventario sobre patrimonio emergente y frágil en Andalucía en el que se incluye el industrial. “En 2012 contábamos con 255 registros a los que reconocemos valores aunque no estén todos protegidos. Y tenemos 100 más vistos para incorporar su información a nuestras bases de datos”, detalla Silvia Fernández, jefa del centro de documentación del IAPH. Es un avance para dar valor a este patrimonio, refrendado en las leyes. Ciudadanos, Administraciones y empresas pueden ahora dar una vuelta de tuerca a este patrimonio industrial.

Por Ángeles Lucas para El País