1 septiembre, 2015

Un informe municipal indica que una parte de la cúpula del Bellas Artes está en «ruina inminente»

cupula-bellasartes

«La parte superior de la cúpula del Bellas Artes y desde su base estaría en estado de ruina inminente por lo que debería de efectuarse el derribo de la misma». Es una de las propuestas del informe que firmó el subdirector de Urbanismo del Ayuntamiento, Juan Echeberria, el pasado 4 de agosto tras advertir la Sade a finales de julio del peligro que suponía el desplazamiento de una losa de este elemento. El gobierno municipal ha ordenado a la propietaria del edificio el vallado «urgente e inmediato» de las calles Prim y Urbieta como medida de precaución y ha solicitado una reunión con los máximos responsables culturales de la Diputación y Gobierno Vasco para tomar una decisión sobré cómo actuar en un inmueble declarado Bien Cultural con categoría de Monumento en el Inventario General del Patrimonio Cultural Vasco.

Tanto la propietaria del edificio, como los técnicos municipales que han inspeccionado el inmueble, han constatado un deterioro de la estructura de la cúpula y han exigido adoptar medidas, entre ellas el derribo de este elemento, para eliminar el riesgo ante terceros de un derrumbe. El informe del subdirector de Urbanismo recoge las consideraciones que este técnico municipal ya hizo el 11 de mayo.

Según ha podido saber DV, el vallado de la zona ya ha sido ordenado por el Ayuntamiento a la Sade mediante una resolución firmada el miércoles por el concejal de Urbanismo, Enrique Ramos.

CRONOLOGÍA

11 de mayo. El subdirector de Urbanismo emite un informe que pone de relieve el mal estado de la cubierta y cúpula del Bellas Artes.

31 de julio. La Sade informa al Ayuntamiento que se ha producida una grieta en la base de la cúpula y solicita proceder al derribo ante el riesgo de derrumbe.

3 y 4 de agosto. Técnicos municipales verifican el grave deterioro de este elemento y apoyan las medidas propuestas por la Sade.

7 de agosto. El concejal de Urbanismo, Enrique Ramos, envía una carta a la Diputación y el Gobierno Vasco para convenir «a la mayor brevedad» las medidas a adoptar en un edificio inventariado como Bien Cultural con categoría de Monumento por la administración autonómica.

Por Aingeru Munguía en El Diario Vasco.