17 junio, 2014

Un informe a gusto de todos

MEZQUITA

Un mismo documento, el informe que el Gobierno central ha enviado a la Unesco para elevar la protección de la Mezquita-Catedral de Córdoba a Valor Universal Excepcional, sirve de base tanto al Obispado de Córdoba como a la Plataforma Mezquita-Catedral. Patrimonio de Todos para justificar sus posturas enfrentadas. La reunión anual del Comité de Patrimonio de la Unesco comenzará este domingo en Doha, la capital de Qatar, en el Golfo Pérsico.

“Dentro de la reunión que mantendrá la Unesco en Doha, el Cabildo (…) considera muy acertado que se refuerce la protección del monumento y valora muy positivamente que se reconozca explícitamente que el ‘uso religioso’ del templo por parte de la Iglesia durante los últimos siglos haya asegurado ‘la preservación del monumento”, dice el Obispado en una nota que envió el pasado viernes.

Sin embargo, para la Plataforma Mezquita-Catedral el informe “subraya los valores andalusíes e islámicos del monumento universal y desoye la campaña puesta en marcha por el Obispado de Córdoba para destruir su identidad y borrar su nombre”, contestó este sábado la asociación a través de una nota.

Para la asociación, el informe “obvia sistemáticamente el término catedral en todo el texto y destaca la singularidad de un edificio que es conocido en todo el mundo por ser la principal joya del arte hispanomusulmán en Europa. Un planteamiento que coincide exactamente con las posiciones de la Plataforma Mezquita-Catedral. Patrimonio de Todos en que el debate que gira actualmente sobre el edificio ni es religioso ni cuestiona el uso del monumento”.

El choque entre Iglesia y la Plataforma Mezquita-Catedral se produjo cuando esta última descubrió que el Obispado había inmatriculado [inscrito por primera vez] el monumento en el Registro de la Propiedad en 2006 a lo que se suma la intención del Cabildo de borrar las huellas islámicas del monumento de toda su cartelería y documentación.

La declaración de Valor Universal Excepcional de la Mezquita y de todo el centro histórico de Córdoba, previa presentación de un informe, es un trámite por el que tienen que pasar todos los bienes declarados Patrimonio Mundial antes de 2007, ya que a partir de esa fecha la Unesco otorga ambos reconocimientos a la vez.

El informe, elaborado por la Junta de Andalucía a petición del Gobierno central que es el encargado de presentarlo en Doha, solo se refiere al monumento como catedral en una ocasión, cuando explica que en 1236 se instaló en él la catedral cristiana. En el resto del documento, al que ha tenido acceso este periódico, se habla de “la gran Mezquita de Córdoba” y de la gran influencia que ha ejercido “en el arte musulmán occidental” y en el “desarrollo del estilo neomudéjar del siglo XIX”.

Por otra parte, la plataforma anuncia que recurrirá al Gobierno andaluz, como Administración competente del Patrimonio Histórico de la comunidad. “Queremos que la Junta ejerza su obligación de protección de un monumento cuya naturaleza e identidad están en serio peligro por una gestión excluyente y desleal con su historia en sus reiterados intentos de amputar su esencia omeya y andalusí”, adelanta un portavoz de la asociación ciudadana, para añadir que también defienden “el derecho de uso litúrgico del monumento parte de la Iglesia católica, pero en el marco de una gestión pública que garantice una administración profesional y respetuosa de su dimensión cultural, arquitectónica, patrimonial y económica”.

Por Margot Molina en El País.