25 enero, 2011

Un cuarto de siglo de arte en Madrid (El País)

Móstoles se convirtió ayer en escenario de una auténtica alfombra roja artística. La presentación del primer catálogo razonado de la colección CA2M en el Centro de Arte Dos de Mayo y la inauguración de la muestra Colección III, una selección de más de 60 obras de 41 artistas adquiridas por la Comunidad de Madrid en los últimos 25 años, congregó, entre otros, al director del Museo Reina Sofía, Manuel Borja-Villel; la baronesa Thyssen; el director de Arco, Carlos Urroz; galeristas como Soledad Lorenzo, Concha de Aizpuru, Oliva Arauna, o artistas como Alberto García-Alix o Javier Vallhonrat.

ca2mSu anfitrión, el director del centro y comisario de la exposición, Ferran Barenblit, enmarcó el fondo de obras que hoy custodia el CA2M: “Una colección es muchas cosas a la vez. Es, por encima de todo, una forma de construir una visión del mundo, una forma de crear una trama a partir del significado de todas sus obras y de todas las líneas, más o menos visibles, que las unen. Como conjunto de obras y, por lo tanto, del trabajo de los artistas, es una narración cimentada en referencias que van más allá de los objetos conservados en sus almacenes”. Una colección, añadió, implica una selección y no puede aspirar a explicar la totalidad de la historia del arte. Para Barenblit se trata de una colección “complementaria” que, sin embargo, contribuye al debate de ideas en torno al arte al plantear un buen número de preguntas: “¿Cuál es el papel del arte como motor de cuestionamientos individuales y colectivos en un mundo plagado de imágenes? ¿Qué estrategias pueden seguir los artistas para continuar interrogando al propio arte por su sentido y validez? ¿Cuál es el papel del público, los usuarios del arte? ¿Cómo enfrentarnos a un mundo cambiante, desprovisto de grandes relatos capaces de explicar la totalidad de lo real en un momento en que la verdad, sencillamente, no existe?”.

Las piezas expuestas en esta muestra reflejan la diversidad de propuestas creativas que la integran. Hay pintura, escultura, fotografía, vídeo y la nómina de artistas está formada, sobre todo, por una generación consolidada ya en los circuitos internacionales: Dora García, Daniel Canogar, Kermelo Bermejo, Bestué/Vives, Patricia Esquivias, MP & MP Rosado…

El catálogo incluye la ficha de 1.157 obras -la colección completa suma 1.500- y un análisis de un centenar de ellas a cargo de especialistas. Un segundo volumen se dedicará al grabado y al dibujo. “La colección quiere ser un aquí y ahora de lo que está pasando en la creación artística que permita entender dentro de 20 años el arte actual, igual que ahora se entienden muchas cosas de finales de los ochenta cuando se ven las obras que se compraron entonces, como la escultura de Juan Muñoz, que se muestra en la exposición”, apuntó la directora general de Archivos, Museos y Bibliotecas de la Comunidad de Madrid, Isabel Rosell.

El actual director de Arco, que fue asesor en artes plásticas de la Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid entre 1998 y junio de 2010, fue el primero en sistematizar y dar coherencia a la colección. “Era una colección desigual y a partir de 2000 se empezó a redondear. Además, se creó un comité de adquisiciones y se definió el carácter de una colección que debía ser testimonio de la actividad expositiva de Madrid, tanto de artistas nacionales como internacionales. Es una colección de presente”.

En la actualidad, el comité de adquisiciones lo forman Barenblit, Rosell, el director de la Casa Encendida, José Guirao, Álvaro García-Novillo y la sucesora de Urroz, Lorena Corral. “Vamos a seguir en la línea de incorporar artistas madrileños, que trabajen en Madrid o expongan en galerías madrileñas, aunque no sean españoles”, señaló la nueva asesora de la Comunidad de Madrid.

logo_el_pais