3 noviembre, 2011

Un casino alemán devuelve un cuadro expoliado por los nazis (El Mundo)

La labor detectivesca de la Concordia University en Montreal de Canadá ha dado un fruto especialmente jugoso. El Museo de Amsterdam recibirá de vuelta una obra expoliada por los nazis que estaba en poder de un casino alemán, ‘Los maestros de la cofradía de los orfebres en Ámsterdam en 1701’, una pintura de grandes dimensiones realizada en 1701 por el retratista Juriaen Pool II (1665-1745).

casino_nazisEn la obra, Pool retrata a algunos de los ciudadanos más notables del Amsterdam de la época y su último destino lícito conocido fue la galería Stern, que la tenía en el inventario de 1937. En diciembre de ese mismo año, sin embargo, el doctor Max Stern (1904-1987) se vio obligado a disolver su negocio de galería de arte de Düsseldorf, presionado por los nazis, y fue forzado además a malvender las obras que poseía.

Consiguió huir a Londres y, después de la Segunda Guerra Mundial, se instaló definitivamente en Montreal, Canadá, donde se convirtió en uno de los distribuidores y coleccionistas de arte más importante del país. A su muerte, en 1987, legó la mayor parte de su patrimonio a tres grandes universidades que hoy se esfuerzan por localizar el paradero de aquel inventario perdido y disperso ahora por el mundo.

Esta obra, concretamente, pudo ser localizada en un casino del sur de Alemania que, para evitar la polémica, ha accedido a devolverla de forma anónima y entregarla al Mueso de Amsterdam, que rinde especial tributo al pintor de retratos de la época dorada holandesa. La obra, además, tiene una extraordinaria conexión con el artista que vivió en el edificio del siglo XVII, que posteriormente fue un orfanato y ha terminado convertido en museo.

La pintura Pool es la novena obra de arte saqueada por los Nazis que se devuelve a las universidades herederas y La Concordia University tiene la esperanza de conseguir resultados parecidos en las negociaciones que mantiene actualmente con una serie de organizaciones alemanas, incluyendo algunos de los principales museos estatales, que también poseen las obras de Stern.

“Es la primera vez que una organización alemana nos ha devuelto una pintura”, ha dicho Clarence Epstein, directora de proyectos especiales en la Universidad. “Consideramos que es una prueba de que Alemania está comenzando a aceptar que enmendar el expolio de obras de arte es importante y constituye una prioridad para ellos”, explica.

El proceso para recuperar la pintura comenzó en 2004 cuando la casa de subastas Sothebys contactó con la oficina de Epstein para informarse sobre el estado de la pintura. Esto dio lugar al descubrimiento de una carta escrita por Stern en 1937 y destinada al Instituto Holandés de Historia del Arte, una organización destinada a la documentación de obras.

Una fotografía de la pintura que acompañaba la misiva de Stern, con el objetivo de obtener más información sobre el retrato, no dejó dudas sobre su origen y sirvió para convencer definitivamente al casino para que devolviera la obra a los herederos de Stern.

El Proyecto de Restitución Max Stern se ha propuesto recuperar otras 400 pinturas que cree que alguna vez pertenecieron a uno de los más importantes mercaderes de arte de Canadá.

logo_el_mundo