2 diciembre, 2010

Tres encapuchados roban un camión con obras de Chillida y Botero

El valor de lo sustraído podría alcanzar los cinco millones de euros

Oxido ChillidaEl Cuerpo Nacional de Policía busca a los autores de un importante robo de obras de arte ocurrido en Getafe (Madrid) el pasado fin de semana. El montante del botín puede superar los 5 millones de euros, aunque el inventario y la tasación del patrimonio histórico sustraído están aún siendo valorados. Entre los bienes robados figuran obras de Chillida y Botero, precisaron a este periódico fuentes de la investigación.

Los hechos ocurrieron el pasado sábado, día 27, en una nave industrial del polígono Los Olivos, en la ciudad getafense. Sobre la una de la tarde, saltó la alarma de la empresa Crisóstomo Transportes, ubicada en la calle de la Destreza, dedicada al transporte y montaje de obras de arte. Una patrulla del Grupo de Seguridad Ciudadana se desplazó hasta la nave y comprobó que la puerta de entrada había sido forzada. La Policía Nacional se puso en contacto con el propietario del negocio, que comprobó que uno de los camiones había sido robado. Se trataba, dijo, de un vehículo cargado con obras de arte listas para ser distribuidas.

La denuncia fue interpuesta esa misma tarde. Fuentes del caso precisaron a ABC que la mercancía estaba compuesta, principalmente, por esculturas, entre las que destacan varias de artistas de la talla de Chillida, Botero. El vasco está considerado como uno de los mejores artistas de obra gráfica contemporánea, mientras que el colombiano es uno de los creadores vivos latinoamericanos más cotizados. Entre el material robado dentro del tráiler habría, asimismo, obras de Tàpies, Saura y hasta Picasso, varias litografías de gran valor y alguna pintura.

El material patrimonial había sido trasladado por la mencionada empresa de transportes desde Francia y estaba «durmiendo» en la nave de Getafe. Se sospecha que fueron varios individuos los que penetraron en el polígono y se hicieron con el vehículo y su preciado cargamento. Éste estaba colocado en palés dentro del camión, probablemente, para ser entregado a distintas galerías de arte.

Las obras artísticas sustraídas podrían rondar la treintena y su valor superar los 5 millones de euros, aunque, como se ha dicho, la tasación oficial aún no está realizada y podría llegar en las próximas horas a manos de la Policía Nacional. Lo mismo sucede con el inventario, por lo que no se ha podido precisar con detalle qué esculturas, litografías o cuadros en concreto figuran entre los sustraídos. Las piezas iban con varios consignatarios, que serán quienes deban esclarecer cuántas les corresponden a cada uno, su valor, procedencia y autores.

Quien sí ha prestado declaración ante el Grupo XXI de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta de Madrid (UDEV) ha sido el conductor del camión, un hombre de nacionalidad rumana. La investigación sigue adelante a la espera de detener a los responsables y esclarecer el caso.

En un día sin actividad
ChillidalekuLo único cierto es que los ladrones, encapuchados, huyeron con el valioso botín en el camión, no sólo conocían a la perfección la rutina de la empresa, sino el material que guardaban en su interior y todos sus movimientos. Por ello, aprovecharon para actuar el sábado, día en que no hay actividad en la nave.

Al parecer, las creaciones desaparecidas iban a ser trasladadas a galerías de arte que las habían prestado hace un mes para ser expuestas en Colonia. La mayoría de las obras estaban aseguradas, aunque al parcer no todas.

El dueño de Crisóstomo-Transportes, la empresa en donde se perpetró en robo, situada en la calle de la Destreza del polígono getafense de Los Olivos, eludió ayer hablar con la prensa. Optó por no hacer comentarios. Ahora se está a la espera de que los destinatarios de las obras sustraídas acudan a sede policial.

Malos tiempos para la obra de Chillida
La noticia del robo llega en el momento en que se conoce, además, el cierre a que los herederos de Chillida han sometido a la casa-museo del genial escultor guipuzcoano, situada en Hernani.

La dirección del museo Chillida-Leku ha anunciado su cierre temporal a partir de enero por la “situación de déficit recurrente” que padece este museo, que se ha visto agravada por la “crisis económica general”, mientras que las instituciones vascas negocian con sus responsables las posibilidades de continuidad sobre la base de cambios patrimoniales y del modelo de gestión.

Chillida-Leku, que este año ha cumplido su décimo aniversario, ha avanzado que la dirección del museo sigue “abierta a un acuerdo que respete las condiciones que considera imprescindibles para asegurar la continuidad” del proyecto “tal y como lo definieron Eduardo Chillida y Pilar Belzunce”.