4 septiembre, 2013

Tres años de silencio en el Teatro romano

1377280732_483008_1377282366_noticia_normal

Las obras, las que la Junta ha invertido un millón y medio de euros, no han finalizado aún

El Teatro romano de Cádiz cerró sus puertas en julio de 2010. Entonces se anunciaron como una auténtica revolución arqueológica las oportunidades que abría la nueva excavación prevista. El arquitecto Emilio Yanes había diseñado un proyecto que permitiría seguir investigando bajo las casas del barrio del Pópulo. Pero el dinero se acabó. Eso y varias complejidades técnicas frenaron las obras. Los trabajos se han retomado a trompicones pero el monumento no ha podido ser reabierto. El último cálculo de la Junta de Andalucía fija la previsión en los primeros días de 2014. Los turistas pasan de largo por las vallas del que era uno de los referentes históricos de Cádiz.

El cierre tan prolongado del Teatro romano de Cádiz escuece especialmente en el entorno del barrio del Pópulo, una antigua zona deprimida de la ciudad, que empezó a crecer y a transformarse gracias, en parte, al reclamo de este monumento. “Somos el barrio más antiguo de Europa pero ahora no podemos enseñarlo”, protesta el hostelero Antonio Gallardo. Según las estadísticas de la Consejería de Cultura, en 2009, fue el segundo enclave arqueológico más visitado de la provincia, solo por detrás de las ruinas romanas de Baelo Claudia (Tarifa). Aquel año, el último que permaneció abierto, recibió 103.092 visitantes.

Los trabajos se reanudan después de un parón por falta de liquidez

El Teatro romano de Cádiz está entre los más grande del mundo. Los arqueólogos Daríos Bernal y Alicia Arévalo sostienen que el de Cádiz fue el modelo que se reprodujo en Roma, aunque allí a un tamaño mucho menor. Las nuevas excavaciones se detuvieron cuando se estaba terminando el proyecto de rematar los arcos, consolidar bóvedas y asegurar los trabajos para no afectar a las viviendas colindantes. Yanes había diseñado una segunda fase para continuar la excavación bajo las casas, aunque, a estas alturas, será difícil plantear la ejecución de ese proyecto a medio plazo.

La Junta había consignado 102.000 euros de presupuesto para terminar estos trabajos. Muchos de estos meses, el conjunto ha estado sin actividad y algunas asociaciones culturales y comerciantes han reclamado que, mientras no avanzaran por la falta de dinero, al menos se permitiera a los turistas poder entrar. Pero Cultura ha aducido motivos de seguridad para mantener el recinto clausurado. “En septiembre podremos hacer una visita para ver cómo se están realizando estas labores de consolidación. Y en tres o cuatro meses, podríamos tener el teatro listo”, sostiene la delegada territorial de Cultura en Cádiz, Cristina Saucedo.

Cultura prevé que el monumento volverá a abrirse en 2014

Frente a las críticas, la Junta se defiende. Recuerda que ha gastado cerca de millón y medio de euros en estos trabajos y que la consejería, en plena crisis, ha planificado que el gaditano sea uno de los puntales de la marca de teatros romanos de Andalucía, en los que planificará actividades culturales y turísticas.

En El Pópulo, en cambio, creen que ha habido desinterés, poca agilidad y mala organización por haber mantenido tanto tiempo cerrado el monumento. “Si no había dinero, no se debería haber empezado”, sostiene Antonio Gallardo. Recuerda también que en la Posada del Mesón, una finca emblemática del barrio, sigue vacío un centro de interpretación del teatro. Lo cedió a Cultura la Consejería de Vivienda pero la falta de recursos y problemas con las empresas adjudicatarias han impedido musealizarlo todavía. Varias empresas de reciente creación explican con rutas culturales el pasado de Cádiz pero, de momento, deben pasar de largo por este referente. Así llevan tres años. Es el tiempo que se está prolongando este paréntesis en la historia de Cádiz.

Por Pedro Espinosa para El País