26 junio, 2013

Seis enclaves históricos sirios entran en la lista de Patrimonio Mundial en peligro

Siria

La Unesco ha alertado del serio peligro que corren seis sitios históricos sirios a causa del conflicto bélico que afecta al país desde marzo de 2011, y ha acordado incluirlos a la lista de Patrimonio Mundial en peligro.

Siria tiene seis sitios del Patrimonio Mundial: la ciudad vieja de Damasco, Alepo y Bosra, el oasis de Palmira, los Krac de los Caballeros y Qal’at Salah El-Din, y los antiguos pueblos del norte de Siria.

El Comité del Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas, reunido en sesión anual en Phnom Penh, destacó en la lista a la ciudad vieja de Alepo, que sufrió “daños sustanciales”.

En la documentación previa a la reunión, la UNESCO señala que la información sobre la destrucción es “parcial” y no siempre proviene de fuentes verificables. Dichas fuentes son básicamente redes sociales y un informe de las autoridades sirias que “no reflejan necesariamente la situación real en su conjunto”.

Sin embargo, “a causa del conflicto armado, las condiciones no son propicias para asegurar la conservación y protección del valor universal excepcional de los seis enclaves”, afirma la organización. “Alepo, en particular, ha sufrido grandes daños”, añade.

En abril, se vino abajo el minarete de la mezquita de los Omeyas, joya histórica de esta ciudad en el norte de Siria que ha sido lugar de intensos combates durante meses. La mezquita, construida en el siglo VIII y reconstruida en el siglo XIII, ya había sufrido daños importantes en otoño de 2012.

En septiembre de 2012, el zoco de Alepo, con sus tiendas antiguas de puertas de madera, fue parcialmente devorado por el fuego. La ciudadela también sufrió daños.

Algunas excavaciones clandestinas también se han reportado en varios sitios. Desde que comenzaron los combates, la Unesco ha pedido reiteradamente a las partes beligerantes para salvar el patrimonio cultural del país y alertó a la comunidad internacional a que el riesgo de tráfico de bienes culturales.

Por AFP (Phnom Penh) en El Mundo.