5 septiembre, 2014

Roban un manuscrito inédito de Rafael Cansinos Assens

cansinos-assens--644x362

El documento sustraído, fechado en 1905, podría titularse «Memorias incompletas» y contiene una importante obra de juventud del escritor

La Fundación Rafael Cansinos Assens (ARCA) ha denunciado la sustracción de un manuscrito inédito de Rafael Cansinos Assens. Fechado en 1905, está compuesto por 172 hojas y contiene una importante obra de juventud del escritor.

La Fundación ha anunciado a los medios que la sustracción, según la denuncia interpuesta, se produjo en la empresa de gestión documental y seguridad de la información Normadat S.A., con sede en San Sebastián de los Reyes (Madrid), y que la investigación corre a cargo de la Brigada de Patrimonio Histórico.

El manuscrito, que no está transcrito ni digitalizado, está firmado por el autor en la última página y podría titularse «Memorias incompletas». El formato del documento es de cuartilla apaisada de unos 20 centímetros de ancho por 15 centímetros de alto y está manuscrito de forma apaisada, en el lado más largo con tinta de pluma de color negro, mientras que el papel está muy envejecido, de color amarillento y tiene muy poco gramaje.

Antes de su digitalización

ARCA firmó en diciembre de 2011 un contrato de digitalización con la empresa mencionada que, desde entonces ha tratado miles de páginas de manuscritos de Rafael Cansinos Assens, entre las cuales se encuentran la totalidad de sus diarios de la Guerra Civil, también inéditos. El documento robado es inédito, porque aún no se había digitalizado.

Los responsables de la Fundación, que han preferido no precisar el momento de la sustracción y de la consiguiente denuncia a la policía, han asegurado que los agentes hicieron acto de presencia en las instalaciones de Normadat y comprobaron «al parecer se habían producido gravísimas irregularidades en los protocolos de actuación de la digitalización».

El director de la Fundación, Rafael Cansinos, hijo del escritor, entregó todos los manuscritos en la confianza de que estaban siendo digitalizados y conservados en un búnker de alta seguridad,

La desaparición se produjo en una sala de mecanización industrial

donde la empresa deposita este tipo de documentos. Sin embargo, «la desaparición se produjo en una sala de mecanización industrial en la que se digitalizan millones de documentos de grandes empresas y por la que circulan diariamente decenas de trabajadores en varios turnos», según la Fundación.
Ninguna de las medidas de seguridad del edificio han facilitado pista alguna, ni los sistemas de control de acceso a la sala ni las cámaras de videovigilancia.

ARCA ha advertido que la difusión del contenido de esta novela autobiográfica está prohibida, respetando la voluntad del escritor que nunca quiso su difusión, ya que su contenido afecta a su propia intimidad y a las personas que giraban en su entorno, como otros escritores del Modernismo.