19 noviembre, 2013

Roban a la hermana de Tutankamón

hijaakenaton

Este verano las revueltas en Egipto desembocaron en numeroros saqueos a los museos del país. El de la ciudad de Malawi, acaecido en agosto, fue especialmente cruento. El edificio quedó destrozado y cerca de mil piezas desaparecieron.

Entre todas ellas, la más valiosa es la estatua «La hija del faraón Akenatón», de piedra caliza tallada, que data del siglo 14 antes de Cristo. Se desconoce a cuál de las descendientes del rey representa, pero se sabe que está realizando una ofrenda.

Más de seiscientas piezas robadas ya han sido recuperadas por la policía. El resto, incluida esta valiosa estatua, una colección de monedas griegas de oro, no han corrido la misma suerte.

Numerosos especialistas piensan que el robo fue totalmente intencionado, puesto que las reliquias de la era de Akenatón son las más codiciadas en el mercado negro y se sabe que los traficantes de antigüedades trabajan en la zona.

«Creo que los ladrones conocían el valor de lo que se llevaron», apunta Monica Hanna, arqueóloga egipcia que lidera una campaña para prevenir el saqueo de sitios históricos. Por ello, las autoridades egipcias acaban de lanzar una alerta internacional para localizarla, de acuerdo con el diario británico The Telegraph.

Y es que el robo de objetos relacionados con el Egipto de los faraones se ha convertido en la tónica general en las disturbios vividos por el país durante los últimos tres años. Comenzó con el saqueo del Museo Nacional en la plaza Tahrir de El Cairo.

Por ABC.es