21 agosto, 2015

Roban 45 piezas del museo San Pío V de Valencia

image_content_3505693_20150818173240

El museo San Pío V de Valencia ha sufrido el robo de 45 pequeñas piezas de “escaso valor”, según el Gobierno autonómico, en una zona que se encontraba sin videovigilancia debido a la desconexión de una cámara con motivo de unas obras de ampliación. Las piezas robadas son tres tallas de madera de 30 centímetros de la escuela de Vergara, un cincuentín de plata de Juan Carlos I -adquirido en 1995 por 10.000 pesetas-, tres rosarios de madera, un arma de fuego de principios de siglo XX inutilizada y 37 medallas de latón conmemorativas de fiestas, asociaciones y méritos educativos.
Según han explicado el secretario autonómico de Cultura y Deporte, Albert Girona, y la directora general de Cultura y Patrimonio, Carmen Amoraga, la anterior dirección del museo permitió la desconexión de una cámara de vigilancia sin que conste informe previo cuando se iniciaron, hace meses, unas obras de ampliación.
Estas piezas se encontraban dentro de tres vitrinas en uno de los almacenes perimetrales del museo, junto a grupos escultóricos de gran tamaño y peso, entre ellos el mausoleo de Joselito (Mariano Benlliure).
Al parecer, los ladrones accedieron al recinto del museo saltando una valla y forzaron la puerta del almacén utilizando materiales de construcción -de los que se utilizan en la obra de ampliación-, que también han robado.
La vigilancia en esta zona del museo se limita a la presencia de vigilantes nocturnos, que realizan varias rondas por diversos espacios, de modo que el robo se produjo de forma rápida, entre una de las rondas, han señalado las mismas fuentes.
Las piezas más valiosas son las tres tallas de madera, aunque su valor no ha sido determinado.
Tanto el Cuerpo Nacional de Policía como el grupo especialista en Patrimonio de la Policía Autonómica investigan este robo, y se confía en que las piezas puedan ser localizadas en rastros o anticuarios.
Las obras de ampliación del San Pío V están dirigidas por el Ministerio de Cultura, afectan al ala este del recinto y se encuentran en su última fase.
Este museo y sus fondos son de titularidad estatal, aunque de gestión autonómica.
“La responsabilidad de la Generalitat es mínima. El robo es consecuencia no deseada de la pésima dirección del museo en los últimos años”, ha señalado el secretario autonómico de Cultura, Albert Girona.
Por su parte, la directora general, Carmen Amoraga, ha informado de que se ha modificado el protocolo de vigilancia para hacerlo “más racional”, ante la imposibilidad de incrementar el presupuesto.
Asimismo, ha explicado que la Generalitat trabaja en la convocatoria de un concurso público para cubrir la plaza de director del museo en base a un código de buenas prácticas que se está elaborando.
“El robo no ha sido mala suerte”, según Amoraga, quien ha señalado a la anterior directora del museo (hasta hace 10 días), Paz Olmos; a la exconsellera de Cultura, María José Catalá; y al expresident de la Generalitat, Alberto Fabra, como responsables.
“No se pueden anular las cámaras, sin un soporte técnico que diga que no se merma la seguridad del museo”, ha añadido Girona, quien ha lamentado que la cámara desactivada “era la única cámara dirigida a la puerta del almacén” donde se ha cometido el robo.
Al respecto, el delegado del Gobierno en la Comunitat, Juan Carlos Moragues, ha lamentado que “el president de la Generalitat y casi todos miembros del Consell estén de vacaciones” sin que se haya nombrado nuevo director del museo.
Asimismo, ha reclamado que se investigue el “fallo seguridad que ha tenido lugar” con el robo y “se evite posibles hurtos futuros”.

Por La Razón