29 mayo, 2013

Restaurado el Niño Jesús del Sagrario de la catedral de Sevilla

Niño Jesús Sevilla

Su exposición al público y sus salidas procesionales le habían pasado factura. Su imagen estaba muy deteriorada. Tras ocho meses, el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH) ha finalizado los trabajos de restauración de la imagen del Niño Jesús del Sagrario de la catedral de Sevilla, una obra del imaginero Juan Martínez Montañés de 1606. A partir de ahora, el Niños Jesús podrá volver a salir sin peligro en la procesión del Corpus.

Los trabajos se han centrado en la conservación de la policromía, con la eliminación de los repintes aplicados en intervenciones anteriores, la retirada de los barnices degradados y la suciedad superficial. El examen de la policromía de la obra con iluminación ultravioleta, el estudio con lupa binocular y el análisis de capas pictóricas realizado en los laboratorios del IAPH han permitido conocer la existencia de varias policromías superpuestas. “La imagen tenía varias capas de policromía y la que se ha dejado no es la primera que, además, no fue hecha por Martínez Montañés”, explica la técnica del IAPH, María Teresa Real.

La obra es una escultura de bulto redondo tallada en madera, salvo las manos y los antebrazos que están realizados en plomo —actuación que lleva a cabo, por razones que son una incógnita, el pintor Pablo Legot 23 años después de que Martínez Montañés creara la escultura—. La imagen se encuentra policromada al óleo en las encarnaciones y cabellos y la peana está estofada al óleo y cincelada con motivos vegetales. “Se trata de una de las mejores esculturas del Niño Jesús tras el Concilio de Trento, de gran relevancia para la imaginería barroca sevillana y que gracias al tratamiento de restauración y curativo ha recuperado todo su cromatismo”, explica la directora general de Bienes Culturales de la Junta, Elia Maldonado.

Los responsables de la restauración no han querido precisar el coste total que han supuesto los trabajos que, según la Archicofradía del Sagrario, ha sido posible de sufragar con ayuda de la Maestranza de Caballería y de las aportaciones de sus miembros, incluido el euro mensual que pidió que le añadieran a sus cuotas un joven hermano de cinco años. “Sevilla ha recuperado una imagen necesaria para entender la historia del Arte”, ha precisado el presidente de la Archicofradía, Ignacio Sánchez-Blanco.

Por El País.