1 abril, 2013

Rembrandt regresa a casa

Espectacular traslado esta mañana al Rijksmuseum de Ámsterdam de su obra más emblemática, «La Ronda de Noche». Después de doce años, el museo reabrirá sus puertas el 13 de abril tras una profunda reforma a cargo de Cruz y Ortiz

«La Ronda de Noche» es trasladada al museo con una grúa

«La Ronda de Noche» es trasladada al museo con una grúa

A las once de esta mañana una de las obras maestras indiscutibles de la Historia del Arte, «La Ronda de Noche», de Rembrandt, regresaba a casa. O sea, al Rijksmuseum de Ámsterdam. En realidad, nunca se había ido del todo. Hace más de una década, el museo cerró sus puertas al público para acometer una profunda reforma y ampliación de sus espacios, a cargo de los arquitectos españoles Antonio Cruz y Antonio Ortiz. Pero las joyas del museo, entre ellas obras de Vermeer y de Rembrand, se han expuesto desde 2003 en un espacio anexo del museo, el llamado Ala Philips Wing.

La espectacular y emblemática obra de Rembrandt ha sido trasladada al corazón del Rijksmuseum. Sólo en dos ocasiones anteriormente, en 1898 y 1939, la pintura cambió de sitio. La obra, que mide 4,54 metros de ancho por 3,79 de alto y pesa 170 kilos, será la única en volver a su antiguo lugar en el museo.

El traslado de «La Ronda de Noche», debido a su enorme tamaño y peso, resultó muy espectacular. La pintura fue embalada en una caja de madera, y se cubrió con una capa protectora que reproduce la obra en tamaño real. La caja ha sido especialmente diseñada para la ocasión y cuenta con sensores para controlar la temperatura, humedad y golpes que pudiera sufrir la obra. La cubierta consiste en un marco de acero que pesa 300 kilos, espuma aislante y una manta protectora. La caja con el cuadro fue trasladada al edificio principal en un vehículo especial. Se subió con una grúa desde el Pasaje del Rijksmuseum hasta la Galería de «La Ronda de Noche».

Un espectacular retrato de grupo

Pintada entre 1639 y 1642 por Rembrandt, el nombre original de esta obra es «La compañía del capitán Frans Banning Cocq y el teniente Willem van Ruytenburch preparándose para salir». Este retrato de grupo fue encargado por una empresa de la Guardia Municipal y, a partir de 1796, fue rebautizado con su nombre actual.

A lo largo de su historia, el cuadro ha sufrido varios traslados, algunos de ellos debidos a episodios históricos ocurridos en Holanda. Originalmente, se expuso en el Kloveniersdoelen de Ámsterdam, la división de mosqueteros de la milicia cívica. En 1715 el lienzo fue trasladado al Ayuntamiento de Ámsterdam en la Plaza Dam (actualmente Palacio Dam). Al no encajar en la pared del Ayuntamiento, el cuadro sufrió un cambio importante: se redujo alrededor de un metro por cada lado, perdiendo tres figuras y la barandilla de un puente. No se recuperaron.

En 1817, «La Ronda de Noche» se trasladó al recién inaugurado Rijksmuseum y en 1889 la colección del Estado fue trasladada hasta allí, donde la obra fue expuesta en diferentes estancias. Durante la II Guerra Mundial, el lienzo de Rembrandt tuvo que ser trasladado desde el Rijksmuseum hasta el Castillo Radboud en Medemblik, a través de un pasadizo excavado justo debajo de la pintura para casos de emergencia. Desde Medemblik, el cuadro fue llevado hasta un búnker bajo las dunas cerca de Castricum al norte de Holanda, donde se quitó el marcó y tuvo que ser enrollado para guardarlo. En abril de 1942, la obra fue trasladada a las cuevas de San Pietersberg cerca de Maastricht, donde permaneció hasta que Holanda fue liberada. Finalmente, el 25 de junio de 1945 «La Ronda de Noche» llegó a Ámsterdam en barca después de un día navegando por los ríos de Holanda.

Reapertura del museo

Doce años después, el museo reabrirá las puertas de su renovado edificio, obra de los arquitectos sevillanos Cruz y Ortiz, el próximo 13 de abril. Ha sido más de una década de trabajos, no exenta de polémicas, y un presupuesto global de 375 millones de euros (la obra arquitectónica ha costado 200 millones). La colección permanente del museo posee más de 8.000 obras de arte. La planta baja del museo es un espacio público abierto a todos los visitantes. Es posible caminar y montar en bicicleta por debajo del museo. Desde el pasado mes de septiembre, 50 personas trabajan para trasladar las 8.000 obras del museo, incluida «La Ronda de Noche», que es una de las últimas en ser trasladada.

Por Natividad Pulido de ABC.