4 octubre, 2013

Recuperado un arco románica robado en un monasterio y usado para decorar un restaurante

Arco robado

La Guardia Civil han recuperado un arco románico de medio punto de los siglos XII-XIII que había sido sustraído de su ubicación original en el monasterio en ruinas de Santa María de Nogales (León) y reconvertido en decoración de un restaurante-bodega.

Según ha informado este martes en un comunicado la Guardia Civil, hay tres personas implicadas entre los que se encuentra el propietario del establecimiento, el cual habría encargado el hurto del arco y la posterior instalación en su establecimiento a las otras dos personas.

La operación ‘Cabeza’ se inició el pasado mes de julio, a raíz de que fuese recuperado en la provincia de Sevilla una cabeza de mármol del siglo IV, perteneciente a un busto del Emperador romano Marco Aurelio. La escultura, de gran valor histórico, fue sustraída en el mes de febrero en lo alto del campanario de la iglesia parroquial de Quintana del Marco (León).

Mediante los controles que se realizan dentro del ‘Plan de Prevención e Investigación de los Delitos contra el Patrimonio y Patrimonio Histórico’ del Ministerio del Interior para evitar el expolio, los agentes constataron que se había producido otro hecho similar en un monasterio en ruinas de Santa María de Nogales, próximo a la localidad leonesa de San Esteban de Nogales, donde había sido expoliado un arco románico.

Una barra de uña, usada en el robo

Así, los investigadores observaron que el arco románico había sido expoliado mediante el uso de algún tipo de herramienta, posiblemente una barra de uña, desmontándolo dovela a dovela para poder reubicarlo con su forma original.

Posteriormente, se descubrió que el responsable de este hurto era el dueño de un restaurante-bodega típico de la zona leonesa que había mandado colocar nuevamente las dovelas del arco, aprovechando otra puerta con forma de arco que había en su establecimiento, quedando así como elemento de decoración arquitectónica.

El citado arco del siglo XII-XIII, una vez cuidadosamente retirado de su ilícita instalación, ha sido entregado a la corporación municipal del Ayuntamiento de San Esteban de Nogales quedando a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de la Bañeza (León), donde se han entregado las correspondientes diligencias al efecto instruidas.

Por ABC en EP.